sevilla f.c.

Satisfecho y convencido

  • Jiménez se congratula de la ambición mostrada por su equipo a pesar del gol que encajó a la contra en el minuto 87 · El técnico dice que el Fenerbahçe es "eliminable" si el Sevilla juega a su verdadero nivel

Comentarios 8

Había pocas ganas de hablar sobre el partido frente al Fenerbahçe dentro de la expedición sevillista cuando los futbolistas se personaron en el aeropuerto que está destinado a los vuelos chárters en Estambul. Sólo Jesús Navas se prestó a ofrecer sus impresiones a los enviados especiales de los medios de comunicación sevillanos, algo que rehusaron sucesivamente Escudé, Adriano, Luis Fabiano o Poulsen, entre otros. Sí se prestó a ofrecer sus impresiones después de un análisis más sosegado un Manolo Jiménez que resaltaba el paso delante de su equipo para tratar de conseguir un triunfo.

"En el minuto 1 nos mostramos con ambición y con ganas de ganarlo y en el minuto 90 seguimos rematando a puerta con ambición y con ganas de ganarlo. Yo creo que hay dos aspectos a analizar y que todo se debe a un cúmulo de desgracias. Un balón que perdemos nosotros en ataque tratando de buscar el 2-3, nos hacen una contra, estamos bien colocados, pero rebota el balón en un jugador nuestro y coge la dirección de la portería. Es una desgracia, pero son las cosas del fútbol. Lo hicimos todo para ganar y nos fuimos con una derrota", concluye en su primera impresión el entrenador nacido en El Arahal.

Jiménez tiene bastante claras las circunstancias que se produjeron y no se arrepiente de nada a pesar de que algunos ya comentan que tal vez hubiera sido mucho mejor que los suyos hubiera mostrado una faz más conservadora en la recta final. "Yo siempre digo lo mismo, este equipo es ambicioso porque juega para ganar y no sabe hacer otra cosa que no sea ganar. Unas veces estaremos más acertados y otras estaremos menos acertados, pero evidentemente buscamos el 2-3. La pena es que cuando ya decidimos parar el partido llegó el tercer gol de ellos con Renato preparado en la banda para entrar", puntualiza.

Se le pregunta al máximo responsable sevillista sobre los continuos errores defensivos, sobre esa sangría que sufre su equipo desde el arranque de la temporada y Jiménez no quiere cargar las tintas en ninguna zona en concreto. "Echamos de menos la defensa cuando nos meten goles, pero en un equipo tan atacante como es este Sevilla es normal que también los contrarios, que son muy buenos equipos, sepan nuestros puntos débiles y nos buscan las espaldas. Eso se solucionaría diciéndole a los laterales que no subiesen y a los centrales que le pegaran para arriba y que despejaran de la forma más expeditiva posible, pero nuestros dos centrales juegan el balón, nuestros laterales son ofensivos, siempre miran al ataque y ése es el precio que hay que pagar cuando se tiene tantos jugadores de ataque", justifica Jiménez en un análisis bastante coherente.

¿Fue el Fenerbahçe peor equipo que el Sevilla? "Son duros, con mucha experiencia, contundentes, agresivos y con un buen juego a balón parado. Por eso, aunque fueron inferiores a nosotros, sacaron petróleo y pudieron ganar el partido. Ganaron un encuentro en el que con el 2-2 casi pedían la hora".

Jiménez valoraba como un factor importante el ambiente que se vivió en el Sükrü Saraçoglu, aunque considera que en la vuelta será justo al revés. "Será un ambiente parecido, aunque para mí aún mejor porque nuestra afición es única. Eso provocará que el equipo vaya a por el partido. Vamos a tratar de ganar el partido, como hicimos ayer".

Cuestión importante, la alineación inicial con la salida de Diego Capel, pero Jiménez no se arrepiente para nada de su decisión. "Apostamos por sacar el equipo más ofensivo que podíamos sacar de inicio, apuramos hasta el final para ganar y hubiese sido muy bonito hacerlo, pero el fútbol tiene estas cosas y en un contragolpe nos llegaron, el balón va fuera y se producen un cúmulo de desgracias que nos ha privado de conseguir lo mínimo que deberíamos haber logrado, que era el empate. En un campo embarrado era difícil que Capel fuera titular desde el principio, pero sabíamos que nos podía dar su nivel en los últimos minutos. Al salir fresco sabíamos que era físicamente superior a ellos, pero no se dio al final".

Última cuestión cuando se producen las primeras llamadas para embarcar con destino a Sevilla, las posibilidades en estas eliminatoria después del 3-2 en la ida. "El Fenerbahçe es eliminable al nivel que tiene el Sevilla, pero es un buen equipo. Nos hicieron daño en las acciones en las que ellos son fuertes, a balón parado, es un equipo bueno, pero para nada superior al Sevilla. También hay que tener en cuenta que hay un buen lanzador y un buen rematador y eso es difícil de contrarrestar, pero tenemos que seguir trabajando y hablando para solucionar este tema. La plantilla está convencida pero no confiada, que sería lo correcto". Punto final por parte de Jiménez y los cinco sentidos puestos ya en el Real Zaragoza, sábado a las 22.00 en el Sánchez-Pizjuán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios