Liga de campeones

Sevilla-Fenerbahçe (3-2): El llanto de la impericia

  • El Sevilla queda eliminado en octavos de final de la Liga de Campeones después de no ser capaz de controlar una eliminatoria en la que siempre se vio ganador, pero no sentenció ni siquiera tras adelantarse por 2-0 en diez minutos y jugar toda la segunda parte con 3-1 a favor.

Comentarios 100

El fútbol guarda sorpresas a veces maravillosas y a veces terriblemente crueles. La Copa de la UEFA de Glasgow se resolvió en los penaltis después de que el Sevilla permitiera al Espanyol reponerse por dos veces. Esta vez, se escaparon unos históricos cuartos de final de la Liga de Campeones empeñándose una y otra vez en no clasificarse, decidido a dar de tal emoción a la eliminatoria que se le acabó escapando de forma absurda e imperdonable. El drama defensivo a balón parado es sólo una de las causas, la más visible pero sólo una. Nervios, mala dirección desde el banquillo, empecinamiento en jugadas repetidas una y otra vez, cambios otra vez tardíos… Doble sorpresa para empezar con dos cantadas indecentes del meta turco Demirel y triple sorpresa final con tres penaltis detenidos por el portero. De inútil a héroe en dos horas. Esto es así, ¿verdad Jiménez?

Se esfumó el sueño de forma cruel y lamentable. Ya en Estambul quedó la sensación de que el Fenerbahçe era un equipo con ciertas virtudes pero evidentemente inferior al Sevilla. En el Sánchez-Pizjuán la sensación la convirtió en clamor Volkan Demirel. En menos de diez minutos, se tragó dos disparos lejanos de Daniel Alves y Keita que pusieron boca abajo el estadio. ¡Qué más se podía pedir que un 2-0 sin empezar a sudar!

Ni siquiera eso parece suficiente para un Sevilla con la peor defensa a balón parado que se recuerda. Palop parecía buscar la piñata cegado ya entre tanto figurante sin convicción. Ni un despeje digno, ni un marcaje en condiciones. Ni hablemos de la incapacidad del Sevilla para lanzar un contragolpe que se pueda llamar así tras todo un partido con el marcador a favor.

Calificar la participación del Sevilla resulta tremendamente agridulce. No se puede hablar de fracaso porque sería de necios, pero que la ocasión histórica ha pasado por las mismas narices del sevillismo es una evidencia de tal calibre que está por ver que el equipo se reponga. Ojalá no sea así, pero el golpe es durísimo y el predicamento generalizado (grada, jugadores y, por qué no, despachos) hacia Jiménez está bajo cero.

El caudal ofensivo del Sevilla invitaba al desorden, al fútbol barroco, a la exaltación de lo dionisíaco. Pero una vez que los abusivos excesos de Demirel se convirtieron en sendos tantos de Daniel y Keita, el Sevilla debió medir mejor la situación. Dos eliminatorias directas con Jiménez y dos eliminaciones en igualdad. No parece el fuerte del técnico de Arahal.

El Sevilla necesita matar los partidos y no lo logró ni en Estambul ni en Nervión. Pudo hacerlo, qué duda cabe, pero la contundencia defensiva y el Sevilla parecen términos ahora mismo incompatible y sólo queda lamerse las heridas y pensar que este curso puede ser un aprendizaje para el futuro.

Para que la próxima vez el bosque deje ver el árbol, para que la brillante primera fase sirva de preparación para la subida de nivel posterior, cuando los hechos y los acontecimientos no tienen marcha atrás y la eliminación ni siquiera puede tildarse de injusta porque el único responsable de la misma es el Sevilla y quienes lo integran. Los mismos que trajeron al Sevilla hasta aquí. Quédense con eso y con que el año de transición consumatum est.

Sevilla FC, 3: Palop; Daniel Alves, Escudé, Dragutinovic, Adriano; Jesús Navas (Kone, 105'), Poulsen (Maresca, 91'), Keita, Diego Capel; Luis Fabiano (Renato, 77') y Kanoute.

Fenerbahçe SK, 2: Demirel; Gukhan Gunul, Lugano, Edu, Vederson; Deivid, Aurelio, Selçuk (Semih, 63'), Ugur Boral (Kazim, 112'); Alex (Bilgin, 112'); y Kezman.

Árbitro: Massimo Busacca (suizo). Amarillas a Selçuk, Deivid, Gukhan Gunul, Keita, Vederson, Daniel Alves y Kezman.

1-0 (5'): Falta desde 30 metros que lanza fuerte Daniel Alves y no acierta a despejar Demirel.

2-0 (9'):Keita dispara desde lejos y Demirel vuelve a ser incapaz de despejar.

2-1 (19'): Córner que no despeja nadie y la engancha Deivid a gol.

3-1 (41'): Daniel Alves cuelga al punto de penalti, la baja Kanoute y dispara desviando Gukhan Gunul para batir a Demirel.

3-2 (79') Falta frontal en la línea de medios que lanza Alex, nadie despeja, entra solo Deivid, repele el poste su intento de remate y el rechace lo coge el propio Deivid para empujarla.

Penaltis: Kanoute - gol; Vederson - gol; Escudé - detiene Demirel; Edu - detiene Palop; Dragutinovic - gol; Aurelio - gol; Maresca - para Demirel; Kezman - gol; Daniel Alves - detiene Demirel.

Incidencias: Encuentro de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Sánchez-Pizjuán. Lleno. El Fenerbahçe se clasifica para cuartos de final en la tanda de penaltis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios