Albert Oliver, jugador del Joventut

"Cuando estás abajo se te hacen largas las semanas"

  • Con 34 años es el faro que alumbra a la Penya y el que ha guiado a los verdinegros a una holgada situación.

-Hace más de siete años de aquel triple imposible que coló sobre la bocina en San Pablo.

-Lo recuerdo, claro, ha sido la mejor canasta que he metido. Fue un partido extraño, perdíamos por ocho y quedaba poco, remontamos... Veníamos de perder en casa un partido importante y ganar en Sevilla nos dio ánimos para intentar salvarnos, pero por desgracia el Manresa descendió.

-Con cerca de 400 partidos en la ACB, ¿qué cree que necesita la Liga para superar los malos momentos económicos?

-Es complicado porque no sólo afecta al deporte, sino a todo el mundo. Es verdad que ha llegado un poco tarde al baloncesto, de golpe. Hay que seguir trabajando e intentar pasar esta época lo mejor posible. Si sirve para que siga adelante, bienvenido sea. Nos tenemos que ajustar el cinturón. Hay algunos que viven un poco ajenos, como el Barça y el Madrid.

-¿Es ésta, con 34 años, la mejor temporada de su carrera?

-Hasta hoy, sí.

-¿A qué se debe la progresión tras haber estado mermado en su último año en el Estudiantes?

-Pero me perdí sólo dos partidos de Liga y tres de Eurocup. Me encuentro bien físicamente, me cuido y es un tema de confianza. Empecé bien y me salen las cosas. Aunque no es fácil siendo ya mayor. Aun así, los tiros entran y estoy a gusto, es un poco mental.

-¿Con qué motivación se sale a jugar con tantos contratiempos económicos en el Joventut?

-La situación es general: falta de pagos, retrasos, pasa en muchas equipos... Intentas abstraerte e ir partido a partido. Tú a lo tuyo, pues en lo otro poco puedes hacer. Llevarlo lo mejor posible.

-La pujante cantera de la Penya tiene ahora una oportunidad, ¿es el lado positivo de la crisis?

-Sí, este club siempre saca jugadores; con la crisis, más. Aquí sienten el club porque llevan muchos años, bastantes pueden dar el paso y se van consolidando en el primer equipo.

-El modelo del Cajasol es pervivir gracias a los chavales...

-Están mejor ahora que al principio. Crecieron bastante al final de la primera vuelta. Es normal que los inicios de los jóvenes no sean sencillos, pero jugaron partidos muy buenos; ahora están peor. Aíto es el entrenador idóneo para jugar sin complejos y libres.

-¿Qué debe hacer el equipo sevillano para superar la angustia del descenso en estos partidos?

-No es fácil. Cuando estás abajo es complicado, se te hacen largas las semanas y ves que no salen las cosas en los partidos. Lo más importante es centrarte en el día a día y en el encuentro siguiente. No pensar en clasificación ni en lo que lo hacen los demás.

-¿Entiende la espantada de Gaffney o tuvo falta de compromiso?

-Hasta el último día estuvo entrenando con nosotros al máximo nivel. Tuvo el problema de su agente, al que le debían dinero. Aquí cada uno se lo toma de una forma. Hay que entender que es un jugador de fuera y no es lo mismo si estás en otro país. Habló con nosotros. Le dijimos que habríamos actuado de otra forma, pero es respetable lo que hizo.

-Con la salvación garantizada y en la pelea por el 'play off', ¿cómo puntúa el año de la Penya?

-Bastante bueno. Tuvimos un principio bajo, lesiones, la salida de Gaffney... Aun así, ha ido bien y quedan siete partidos. Pudimos ganar alguno más y perderlo, como contra el Cajasol si Bogdanovic mete el triple final.

-¿Le apena ver la situación deportiva del Manresa?

-Mucho. A los que hemos pasado tiempo allí nos parece triste ver esa situación. Perdieron muchos partidos en los últimos segundos. Podrían llevar nueve o diez victorias en vez de cinco, pero no se rendirán. Mientras hay vida...

-¿Conoce a Xavi Hernández?

-No, no.

-¿Qué les dan de comer en Tarrasa para mejorar con los años?

-Lo mismo que en todos sitios.

-Ha jugado en Badalona, Lérida y Manresa, ¿le queda la espina clavada del Barça?

-Me hubiera gustado, como a todos. En mi último año en Manresa pude ir en diciembre, pero el presidente dijo que no era un buen momento. Pero, estoy contento con mi carrera, pese a que me habría gustado ganar algún título.

-¿Le quedan ganas para seguir?

-Sí, sí. Me encuentro con fuerzas, me gusta lo que hago cada día. Me hago mayor, pero mientras esté bien físicamente...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios