Este bloque es un regalo (80-84)

  • El Cajasol se impone en La Fonteta gracias al juego de conjunto ante la falta de concentración de un Davis perdido. La Copa está al alcance si no se falla más en casa.

Comentarios 4

Sin ser definitivo, el Cajasol dio un paso en la Fonteta que lo pone en el disparadero de salida hacia la Copa del Sant Jordi, al vencer al Valencia Básket en su fortín demostrando que nadie es imprescindible en este equipo, ya que, más que nunca, sin la mejor defensa ni el mejor ataque, sin hacer un partido brillante, fue la pelea de todo el bloque quien logró el triunfo.

Se preveía un choque igualado en La Fonteta y pocas cosas se salieron del guión. Sin embargo, la teórica superioridad en la pintura del Cajasol, con Davis como baluarte, se quedó en nada cuando el americano se fue al banco con dos faltas cuando apenas se habían disputado tres minutos y medio partido. Pero los hispalenses, sin su máximo anotador y reboteador, no sufrieron para mantenerse en el encuentro en la primera parte. En defensa, Triguero se convirtió en un muro para Lishchuk, que hubiese pagado para que el estadounidense siguiese en cancha, y en ataque fueron los exteriores los que tomaron la responsabilidad. Tanto es así que la primera canasta de un interior visitante llegó en el minuto 12.

Satoransky, Urtasun y Jasen, que aprovechó su emparejamiento con De Colo para jugar en el poste bajo, lideraron a los andaluces al inicio ante un Valencia Básket que se movía por impulsos. Impulsos de calidad de Rafa Martínez, Markovic y el pívot ucraniano, con Caner-Medley con licencia para fallar. Las diferencias en este periodo no superaron los cuatro puntos, pese a que en el minuto cinco los levantinos estaban en bonus sin haber cometido ninguna falta, y Tepic, con una canasta desde ocho metros sobre la bocina, puso el 21-24 para acabar el primer cuarto.

Plaza movía sus fichas, que eran más que las de un Olmos que llegó a usar a cuatro jugadores de alero (De Colo, Rafa Martínez, Markovic y Kuksiks), para refrescar al equipo y la entrada de Bogdanovic dio un aire nuevo al juego interior, pese a que el serbio, muy móvil en la pintura, se salía a menudo para probar desde el triple. Así las cosas, con un acierto superior al 50% desde la línea de 6,75, el Cajasol tomó la delantera en el marcador aunque sin llegar a romper el choque, fruto de las pérdidas y de su debilidad reboteadora. El técnico local apostó por probar con los dos cincos (Lishchuk y Ogilvy) y fue entonces cuando más sufrieron los andaluces, sin un pívot dominante en el parqué y que vieron cómo desde el 15-12 los levantinos volvían a ponerse por delante 38-37 con un robo y una canasta de San Miguel, si bien fueron los sevillanos los que se fueron al descanso arriba en el luminoso.

Lo mejor, sin embargo, llegaría en el segundo tiempo. Creció la intensidad de unos y otros en defensa, los nervios pasaban de un lado al otro de la pista con facilidad. Caner-Medley resurgió y con 10 puntos casi consecutivos impedía que los andaluces rompiesen el choque. Los de Plaza abusaban desde el triple y una técnica a Plaza por protestar apretó el encuentro: del 51-55 se pasó en un abrir y cerrar de ojos al 56-55 con un triple del ex cajista.

Pero este Cajasol es fuerte mentalmente, no se va de los encuentros con la facilidad de Davis y en el arranque de los últimos 10 minutos Tepic puso de nuevo por delante a los suyos con una espectacular canasta a la media vuelta (60-61). Sin embargo, lejos de imponerse las defensas en un choque equilibrado, fueron los ataques los que fallaron y, con continuas pérdidas y lanzamientos rápidos y mal elegidos, el duelo se convirtió en un correcalles en el que Davis asomó la cabeza para anotar y, sobre todo, generar espacios para que otros cortasen o penetrasen para anotar. Una antideportiva de English tampoco sirvió para que los taronja dieran un golpe en la mesa, aunque a Plaza casi se le sale el corazón porque sabía que los detalles decidirían el duelo.

El choque estaba en un pañuelo. Un triple de Bogdanovic, el mejor francotirador cajista, acercaba la victoria (72-75) a poco más de dos minutos, pero la quinta personal de Davis en el 39, regalada a Rafa Martínez que dispuso de tres tiros libres, encendía las alarmas. Tepic respondió al catalán entrado ya el último minuto y comenzó una ruleta rusa en la que el que fallase encontraría la bala. Fue De Colo quien disparó, con un triple sin sentido con toda la posesión por delante que dio en el hierro con 78-79. Tepic se fue a la personal y sólo anotó uno, pero en el siguiente ataque Markovic encontró otra bala al telegrafiar un pase picado para Lishchuk que encontró antes las manos de Bogdanovic. El Cajasol no falló desde la personal y se trajo de la Fonteta una victoria que, sin ser definitiva, lo acerca a la Copa del Rey del Sant Jordi.

Ficha Técnica:

80.- Valencia Básket (21+18+21+20): Markovic (3), Martínez (11), De Colo (8), Caner-Medley (19), Lishchuk (15) -cinco titular- Ogilvy (14), San Miguel (7), Kuksiks (3), Abia, Rakocevic (0) y Pérez.

84.- Cajasol (24+17+18+25):) Satoransky (9), Urtasun (8), Jasen (8), Rubio y Davis (9) -cinco titular-. Tepic (13), Triguero (0), Calloway (11), Sastre, Bogdanovic (19) y English (7).

Arbitros: Martín Bertrán, Murgui y Calatrava. Eliminaron por faltas personales al visitante Davis.

Incidencias: partido correspondiente a la duodécima jornada de la Liga Endesa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 8.000 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios