De la lucha por la gloria a la pelea por evitar el infierno

  • Al final de la campaña pasada se ambos se enfrentaron con el sexto puesto de la Liga en juego

El Lagun Aro recibe al Cajasol jugándose la salvación en la recta final de la temporada. Una situación opuesta a la vivida la campaña pasada cuando ambos equipos se enfrentaron en Sevilla con la sexta plaza en juego. De pelear por la gloria a hacerlo por evitar el descenso en apenas un año.

Aquel duelo fue en la jornada 33. El conjunto sevillano era cuarto tras vencer dos jornadas antes al Valencia, pero tras caer en Zaragoza recibía a los donostiarras en sexto lugar, con 18 victorias frente a las 17 de los vascos, octavos entonces. De haber ganado, el cuadro hispalense se hubiese asegurado, como poco, el sexto lugar y con ello evitar en los play off al Barcelona y al Real Madrid, primer y segundo clasificado, respectivamente. Pero a la recta final del campeonato el Cajasol llegó sin gasolina y sin Davis, baja que le pasó factura, pues no sólo perdió ante los guipuzcoanos sino también el último choque de la fase regular en Málaga. Al final, de luchar por el cuarto puesto acabó séptimo y condenado a jugar contra el Madrid en los cuartos de final.

Ante el Lagun Aro, Calloway (14 puntos), English (10) y Guille Rubio (9) fueron los máximos anotadores locales. Hoy, ninguno está en la plantilla. Algo parecido le pasa al plantel de Sito Alonso, en el que sólo siguen en este respecto a aquel encuentro Javi Salgado, Neto, Papamakarios y Doblas, después de las salidas de sus piedras angulares en la última campaña. Panko, Sergi Vidal y Jimmy Baron.

El 61-65 final permitió al Lagun Aro amarrar la sexta plaza y enfrentarse al Caja Laboral en la primera eliminatoria por el título, pero también lograr la clasificación para la Eurocup en detrimento del conjunto andaluz. Los problemas económicos, sin embargo, obligaron a los donostiarras a renunciar a disputar la segunda competición continental, así como a sus principales baluartes que manejaban ofertas imposibles de igualar. Ahí empezó a variar el rumbo de un equipo que tras pelear por la gloria en verano ya estaba destinando a pelear por la permanencia tras firmar la mejor temporada de su historia. Curiosamente, el puesto vacante en la Eurocup fue para el Cajasol, que disputó el torneo este curso alcanzando el Top 16.

Un año después los caminos de ambos conjuntos vuelven a cruzarse. Esta vez en suelo vasco y con un objetivo menos ambicioso aunque de igual importancia: la permanencia. Sin embargo, a diferencia de lo sucedido en San Pablo la campaña pasada, pase lo que pase nada será definitivo. Habrá vida para el que pierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios