Todo el mundo es bueno

  • Míchel exime de culpa a Medel tras su último incidente y lo pone como víctima, confirma que Fazio será titular ante el Mallorca y califica de buena su relación con Caparrós. "Defendió lo suyo y yo lo mío. Punto".

Comentarios 3

Como el título de la película que dirigió en 1982 Manuel Summers, el mensaje que Míchel desprende con sus palabras sobre cualquier asunto de la actualidad sevillista es que todo está bien. El mundo es maravilloso siempre antes de los partidos. Como dijera en su día Luis Aragonés, el fútbol sería precioso si no llegara nunca el domingo. De todas formas, no está mal quitarle importancia a las cosas serias, convertir lo marrón en beige claro y dejar que sea el balón y el tiempo los que dicten sentencia.

El entrenador del Sevilla es un experto en el arte de relajar los ambientes. Quizá por eso se le note tanto, como el año pasado cuando le lanzaba dardos envenenados a Caparrós, cuando no está a gusto con alguna situación y quiere exteriorizarlo. Cuando pasen el lunes y el partido con el Mallorca ya se verá, pero ayer Míchel le puso una vez más sonrisa a aspectos como un nuevo escándalo -buscado o provocado- de Gary Medel en Chile, la oposición que el entrenador utrerano hizo al sillón que él mismo ahora ocupa mientras debía renovar o las dudas que siempre genera en el sevillismo una titularidad de Federico Fazio, en este caso por la sanción que pesa sobre Botía por acumulación de amonestaciones.

Míchel, analizando con dos días de adelanto un partido con el resultado de funcionariar cada vez más un espectáculo de fin de semana como es el fútbol, repasó con toda la amabilidad posible la actualidad sevillista, empezando por las siempre discutibles actitudes de Medel, en este caso retenido por la policía chilena cuando viajaba de regreso a Espana por la denuncia de agresión de una periodista del corazón que recibió un manotazo del futbolista (las imágenes no mienten), si bien es cierto que un fiscal certificó que tal manotazo no dejó lesión física alguna.

"Me parece que tiene que ver mucho más con… aquí lo hemos sufrido en España también, aunque ahora parece que está mucho más calmado. Desde aquí lo vamos a apoyar siempre, entre otras cosas porque lo que ha pasado con lo que se dice que ha pasado no tiene nada que ver. A esas personas que acosan a los famosos les pondría en la piel de los acosados y a ver qué les decían. Se ha sacado de contexto y no tiene nada que ver", comenzó diciendo el entrenador nervionense, que enseguida tuvo que escuchar que el racial futbolista, por una cosa o por otra, ya sea en el campo o fuera de él, pica siempre ante las provocaciones... "Pero es que en este caso no ha picado, es que está mintiendo. La periodista no tiene ninguna lesión y allí lo que pasa es que funcionan de esa manera. Hay una denuncia, retienen al ciudadano, lo comprueban y sale; de hecho, ahí está la prueba, pues no ha venido por un fallo mecánico del avión. Yo creo que allí están viviendo la efervescencia de la farándula, pero creo que a Gary hay que aceptarlo tal y como es, porque nos da mucho personal y deportivamente. A veces se equivoca, pero no estamos exentos ninguno… Siempre que se equivoca empiezan a tirar de currículum de las cosas que le han acusado, pero no siempre ha sido así".

Primer punto saldado. Segundo: Joaquín Caparrós. Aquí había mucho que decir porque la figura del utrerano todavía está en el corazón de una parte del sevillismo y su nombre llegó a ser coreado en el Sánchez-Pizjuán mientras él se afanaba por conseguir resultados y convencer al club de la renovación. Entonces Míchel enseñó los dientes. Sin decir nombres, pero defendiendo lo suyo y acusando a quien trataba de aprovecharse de la coyuntura. Ahora, todo está olvidado. "A nivel profesional no me extraña que la gente lo quiera en Sevilla. Es un entrenador inolvidable, una referencia para el sevillismo y para mí también como entrenador del Sevilla. Ojalá pudiera hacer tanto como ha hecho él para el Sevilla. Es un entrenador magnífico, irrepetible en la historia del Sevilla. Agarró al equipo en Segunda y lo hizo jugar la UEFA, ha dejado un sello impreso en el Sevilla que es imborrable para los que hemos venido detrás, Juande, Antonio Álvarez, Jiménez, Marcelino, Manzano y yo. Tenemos que reconocer que es normal que se le recuerde, admire y sea idolatrado", indicó el madrileño, quien aseguró que no tiene problemas con el entrenador actual del Mallorca y que su relación personal con él es buena: "La interpretación que hice no tiene nada que ver con lo profesional. El club decidió que yo siguiera, pero algunas actitudes no creo que tengan que ver con el comportamiento normal de esa situación. No sólo en ese sentido, sino en mucho más, lo que dije era por mucha gente… Nuestra relación personal no es mala. El defendió lo suyo y yo defendí lo mío. Punto".

Tercero: la sanción de Botía y el hombre que ocupe su sitio el próximo lunes. El sevillismo, o gran parte del mismo, ya no cree en Fazio, pero Míchel no tiene dudas y así lo demostró con sus palabras. "Fazio va a ser el sustituto de Botía. Ha entrenado, está bien, ha entrenado muy bien y con mucha seguridad", dijo el técnico, obviando el regalo al delantero suplente del juvenil, Juan, en el tercer gol que recibió el primer equipo en el ensayo del miércoles. Si existía alguna mínima duda en si Juan Cala podía tener alguna opción de ser titular, Míchel se encargó de enterrarla. Juegan Fazio y diez más.

En otras alternativas no fue tan claro el madrileño. Por ejemplo, la lesión de Trochowski ha generado un vacío en un once que estaba funcionando bien cuando el alemán se dejaba caer a la izquierda. "Tenemos la posibilidad de Reyes, de Manu, también Luna... Lo que está claro es que estábamos utilizando una fórmula que estaba funcionando y que ahora, sin Trochowski, tenemos que buscar otras alternativas. ¿Rakitic? Puede ser. Con Croacia está jugando en una posición similar, pero nos está dando tanto por dentro que nos hace dudar de la opción de sacarlo de ahí. Habría que ponerle en ese grupo de imprescindibles, porque nos está dando mucho", comentó.

Se quejó de que no le preguntasen por el partido, pero a veces resulta difícil a dos días vista... "Será un partido duro, pero que vamos a ganar. El Mallorca tiene unas señas de identidad muy claras, son jugadores solidarios y fuertes. Es un equipo trabajado a conciencia", dijo en otro elogio a Caparrós. Antes de los partidos, como diría Summers, "to er mundo e güeno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios