Las palmas· informe técnico

La noche se puso de 2-2-4-2

  • El riesgo de Merino para sacudir el árbol acabó en un extraño dibujo.

Comentarios 1

La expulsión de Aythami y el progresivo repliegue de la UD Las Palmas, forzada por su lógico desgaste, invitó al Betis a dar un obligado paso adelante. Y si no llegaba el gol, otro. Y si no, otro. Así lo entendió Juan Merino, que tras un primer cambio que no alteró el dibujo (Musonda por Kadir), sí que trocó lateral por extremo con el segundo (Cejudo por Molinero) y delantero por lateral con el tercero (Van Wolswinkel por Varela). Un riesgo y una mutación un tanto extravagante, hacia un circunstancial esquema 2-2-4-2, que al final hizo que cayera la fruta. Bien que zamarreó el árbol. Con más insistencia y probaturas que claridad y fluidez, eso sí.

Defensa

La UD Las Palmas se hizo de salida con la pelota. Empezó a tocar con su proverbial gusto, con Vicente Gómez como pivote y cuatro por delante que crearon superioridad ante N'Diaye y Petros en esas zonas interiores. La tensión y el despliegue de los verdiblancos eran bastante tibios en esa fase inicial del partido y hasta se oyeron pitos desde la grada por ese control, más aparente que peligroso, de los canarios. El Betis no quería un desgaste excesivo pensando en que la salvación ya era virtual y que asoma derbi el domingo por Nervión, y Las Palmas es un equipo que, si no lo hostigan de verdad, se enseñorea del terreno de juego y desmadeja el partido con su pachorra. La expulsión de Aythami alejó ya mucho a los amarillos de Adán.

Ataque

Antes de que Las Palmas se quedara con diez, el Betis ya había despertado. Lo hizo cuando apareció la movilidad de sus mediapuntas. Dani Ceballos partía de la izquierda para maniobrar por dentro, Joaquín partía de dentro hacia fuera, Kadir de la derecha en alguna diagonal, con Rubén atento a abrir pasillos con sus desmarques. Por poco revienta el candado el de siempre, pero estaba en fuera de juego por poco (18'). Ese dinamismo provocó faltas y saques de esquina, bien lanzados por Joaquín, que ayudaron a la zaga bética y los pivotes a salir de atrás, adelantar su línea de presión. Y Las Palmas ya jamás se volvió a sentir cómoda en el partido. La expulsión de Aythami (41') abrió un partido nuevo en la segunda parte que Juan Merino no desaprovechó.

La entrada de Musonda por Kadir no mejoró excesivamente las prestaciones ofensivas. Las conducciones del belga por dentro tuvieron más intención que resolución. Otra historia fue el ingreso de Cejudo como extremo, como la noche del Levante. Llegaron los centros tensos, el Betis abrió más el campo, aunque seguía esa banda ciega, la izquierda. Por eso, Merino prescindió de Varela para meter un segundo punta, Van Wolfswinkel. Esa percusión sin tregua, con Dani Ceballos sin tener que mirar atrás y centrado en asistir, cuajó.

Virtudes

La noche se le puso a huevo y Merino insistió hasta dar con la tecla.

Talón de aquiles

Ante diez tantos minutos, fue un acoso más pertinaz que fluido.

UNO POR UNO

Adán Nada exigido.

Molinero Incómodo ante Momo mientras hubo partido.

Pezzella Cumplió sin errores de bulto.

Bruno Seguro en el cuerpo a cuerpo con Willian José.

Varela Desaprovechó el carril. 

N'Diaye Resopló cuando Las Palmas dio el obligado paso atrás. 

Petros Se fue calentando y con él, el Betis.

Kadir Lo mejor, su coordinación con Joaquín y Dani Ceballos. Siempre frío.

Joaquín Tejió juego por dentro y destacó a balón parado. Aguantó como pudo el partido entero. Moral para el derbi.

Dani Ceballos Las sucesivas variantes tácticas le fueron surtiendo de líneas de pase y en una, llegó el gol.

R. Castro Que no marcara por una vez no desmerece su trabajo. Un incordio por su instinto y su calidad con el balón.

Musonda Su fútbol se pierde en efectismos últimamente.

Cejudo Abrió el juego.

V. Wolfswinkel Ofreció línea de pase, controló y ejecutó en una acción de buen nueve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios