Liga Europa: valencia - sevilla · informe técnico

Un saque de banda, nada menos

  • Emery no reaccionó al ataque del rival... pero decidió el balón parado.

Comentarios 7

Un final épico. Y hasta injusto. Pero la justicia muchas veces ignora los merecimientos sobre la hierba, por eso, entre otras muchas virtudes, este deporte seduce tanto. A veces, una tanda de penaltis se decide entre porteros; otras, es un portero el que cabecea a la red sobre la campana; y ayer, emulando a Palop, M'Bia, en el minuto 94, convirtió un manicomio como Mestalla en un cementerio de color naranja. El Valencia fue netamente superior, Pizzi le ganó la partida a Emery, éste no reaccionó... pero un saque de banda lo giró todo en el último suspiro. Un saque de banda, nada más. O en el caso de este Sevilla, nada menos...

Defensa

Sorprendió Pizzi a Emery al ordenar a Feghouli y Piatti, los atacantes de las bandas, que se metieran con descaro hasta la corona del área en diagonales que jamás detectaron Carriço y M'Bia. De repente, los centrales sevillistas se encontraron con cuatro rivales yendo al barullo, a cazar un rebote o enlazar una triangulación hasta el corazón del área de Beto. Empezó a hacer daño así el Valencia y el Sevilla quedó aturdido, bloqueado. En una de esas combinaciones de Feghouli por dentro, agradeció que Coke se quedó descolgado para romper la posibilidad del fuera de fuego y llegó el 1-0, que terminó de provocar la nerviosera en los sevillistas. No aprendió la lección de la ida Emery, que dejó a Reyes por delante de Fernando Navarro, con lo cual se repitieron los dos contra uno de Joao Pereira más otro socio ante el lateral de rojo.

Por el otro costado, también Coke sufría lo suyo, mientras naufragaban los pivotes ante la experiencia, orden táctico y el fútbol de contacto de Keita.

Ataque

Con el embotellamiento de un bloqueado Sevilla, Rakitic quedó desenchufado y tuvo que retrasar su posición para encontrar la pelota. Pero sólo Vitolo cruzó líneas por su cuenta, bajo un ataque colectivo nulo. En la segunda mitad, Bacca empezó a aparecer pero Unai lo mandó a la ducha por Gameiro. Al francés le negaron pronto los espacios con el 3-0 y al final, todo desembocó en la épica. Que sonara la flauta. Y sonó.

Virtudes

La fe hasta el final y su pegada a balón parado.

Talón de Aquiles

Un planteamiento inferior de salida y sin respuesta al ataque del rival jamás.

Uno por uno

Beto Mala fortuna en el rebote en Coke en el 1-0. Pudo hacer más en el segundo, no tanto en el 3-0.

Coke Desbordado por la superioridad numérica por su ala y asfixiado por la exigencia de la cita.

Pareja Nervios impropios de su experiencia.

Fazio Se le adelantó Jonas en el segundo gol. No se vino abajo por ello y fue creciendo hasta peinar ese balón de gol.

Fernando Navarro Desasistido. 

Carriço Demasiado ritmo a su alrededor. 

M'Bia Llegaba tarde a tapar, sin leer jamás los ataques del Valencia. Mejoró cuando el Sevilla dio el paso adelante. Todo lo tapa su cabezazo, para los anales del club.

Reyes Debió tener pausa en esa gran ocasión que lo pudo cambiar todo. Jamás se subió al tren.

Rakitic Poco espacio y poco tiempo para pensar. Y encima, con los de rojo lejos.

Vitolo Arrestos para recibir la pelota, arrancar y desbordar. Una pena que no lo acompañara más que Bacca a veces.

Bacca Cuando estaba creando alguna duda a los centrales, a la ducha.

Gameiro Mucha intención, a pesar de que el partido estaba a contraestilo.

Alberto Moreno Malas decisiones con el balón.

Marko Marin Nada en la chistera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios