La Generalitat propone reducir la jornada laboral de los interinos

  • Los sindicatos denuncian que el Ejecutivo catalán no asume ningún compromiso de mantenimiento de plantilla ni explica cómo se llevaría a cabo esa reducción de jornada.

Comentarios 5

La Generalitat no asume ningún compromiso de mantenimiento de su plantilla actual de trabajadores mientras que plantea medidas como reducir la jornada laboral de los interinos y promover concursos de traslado, según han denunciado los sindicatos. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen de la quinta reunión que ha mantenido la Mesa de la Función Pública, que debe negociar los nuevos recortes presentados por el Govern y que ha acabado igual que las cuatro anteriores: sin acuerdo alguno y con las posiciones cada vez más distanciadas.

Los sindicatos presentes en la Mesa de la Función Pública, CCOO, AIC y UGT, han lamentado en rueda de prensa, al término de la reunión, que la Generalitat continúa "enrocada" en su propuesta de reducción del número de interinos, que continua sin cuantificar. Al mismo tiempo, insisten en que los planteamientos que hace la administración catalana equivalen a reducir la masa salarial en un 10%, ya que las medidas que propone en el capítulo económico suponen un ahorro de 625 millones de euros. Pese a esta situación, los tres sindicatos afirman que no tienen ninguna prisa por cerrar un acuerdo y que no se levantarán de la mesa de negociación, por lo que han instado a la Generalitat a continuar el diálogo durante el trámite parlamentario del proyecto de presupuestos para 2012.

Entre las pocas novedades que la Generalitat ha puesto sobre la mesa, destaca la reducción de la jornada laboral de los interinos, aunque tampoco en este punto ha concretado a cuántos trabajadores afectaría esta medida y si ésta vendría acompañada de despidos en este colectivo. Los sindicatos temen, además, que la administración recurra a los concursos de traslado de funcionarios para ocupar plazas ocupadas por interinos, que serían así expulsados del sistema público, en una especie de "ERE encubierto", en palabras del portavoz de UGT, Xavier Casas. Otro de los pequeños avances es la aceptación por parte de la Generalitat de no prolongar la jubilación de los funcionarios más allá de los 65 años.

Casas asegura que la Generalitat ha llegado a la mesa con la voluntad de "dictar" y no de "escuchar", mientras que Lluís Blanco, portavoz de IAC, afirma que están ante un "diálogo de sordos". En este escenario, la posibilidad de que los funcionarios y empleados públicos no puedan percibir parte de sus nóminas en los próximos meses por problemas de tesorería de la Generalitat ha provocado aún más la indignación de los sindicatos, que han calificado de "provocación" las declaraciones del portavoz del Govern, Francesc Homs.

La portavoz de CCOO, Josefina Pujol, ha recordado al Govern que no se encontraría ahora en estos problemas para pagar nóminas si no hubiera eliminado el impuesto de sucesiones, que suponía un ingreso de unos 500 millones de euros. La propuesta sindical de recuperar parte de este impuesto, para las rentas más altas, así como otras como la reducción de dietas, y la limitación de los sueldos de los altos cargos y de las externalizaciones de servicios volverán a situarse sobre la mesa de negociación en la reunión del próximo jueves.

Los representantes de la Generalitat y los sindicatos volverán a reunirse entonces, un día después de las concentraciones de protesta convocadas para este miércoles en las principales capitales catalanas. Los sindicatos insisten en que las negociaciones no avanzarán mientras la Generalitat no retire su propuesta de despedir interinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios