¿Qué se puede copiar de los emprendedores extranjeros?

Si otros lo hacen mejor que nosotros, ¿por qué no imitarlos? Ésta es la pregunta que se hicieron desde la escuela de negocios EOI y la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) con el objetivo de analizar las mejores prácticas del mundo en materia emprendedora. Un planteamiento que les llevó a rastrear 35 países -y varios organismos internacionales- en busca de fórmulas que tuviesen como denominador el fomento del espíritu emprendedor y la creación de empresas.

¿El resultado? Una guía que aúna las 133 políticas más innovadoras y eficaces para el impulso de la cultura empresarial de una zona -ver ejemplos adjuntos- y que van desde medidas referentes a la financiación de proyectos hasta políticas administrativas y ayudas a grupos desfavorecidos -mujeres y minorías étnicas-, pasando por facilidades para la obtención de préstamos, desarrollo de clusters, premios y subvenciones, transferencias de negocios, creación de viveros de empresas, formación empresarial o potenciación del uso de las tecnologías de la información (TIC).

Por cantidad de iniciativas, Francia, Reino Unido y Alemania se erigen en los espejos en los que Andalucía debe mirarse, ya que aglutinan 39, 36 y 35 buenas prácticas, respectivamente. En el estudio también se hace especial referencia a EEUU, exponente del espíritu empresarial mundial, Indonesia, país asiático con más pymes por cada mil habitantes (195,3), y Nueva Zelanda, que encabeza la actividad emprendedora internacional.

"El objetivo de este informe es trasladar a Andalucía las mejores iniciativas que se hayan puesto en marcha en otros países, pero debe quedar claro que lo hacemos por avanzar, no porque partamos de una mala posición, ya que ninguna región española cuenta con una cobertura tan amplia como la andaluza enfocada a las necesidades del emprendedor", justifica el director general de la Agencia IDEA -organismo dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta-. Para Miguel Ángel Serrano, el programa Campus -diseñado por la Junta para fomentar la creación de empresas de base tecnológica a partir de grupos de investigación de la universidad-, Invercaria -sociedad pública de capital riesgo- o la Fundación Red Andalucía Emprende -para la promoción y el fomento de la actividad empresarial y los emprendedores- son los instrumentos que han contribuido a que la comunidad "se encuentre en una situación que también puede servir de referente a otros países".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios