Incautados más de 1.400 kilos de explosivos a ETA desde la tregua

  • Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas y francesas han incautado a la banda terrorista ETA más 1.400 kilos de explosivos desde la declaración de la tregua

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas y francesas han incautado a la banda terrorista ETA más 1.400 kilos de explosivos desde la declaración de la tregua, incluidos los más de 100 kilos hallados hoy en zulo ubicado en el término municipal de Pazuengo (La Rioja) y relacionado con los detenidos del 'comando Vizcaya' de ETA. Anteriormente, la Ertzaintza halló el pasado 31 de enero un barril de cerveza con 30 kilos de amosal o amonal en la localidad vizcaína de Getxo.

La anterior incautación de explosivos se produjo el pasado día 8 de enero en un zulo que la banda terrorista tenía en Lesaka (Navarra) y que fue descubierto a raíz de la operación que llevó a cabo la Guardia Civil tras la detención en Mondragón de los dos terroristas Igor Portu y Martín Sarasola.  

El zulo de Lesaka, en el que se hallaron 26 kilos de explosivo, estaba situado a 500 metros de la localidad navarra, en la casa que se estaba construyendo Martin Sarasola. Asimismo, la noche del 7 de enero finalizó el registro de un primer zulo vinculado también a estos dos presuntos terroristas en Sabiñánigo (Huesca). En este lugar se encontraron más de 125 kilos para la fabricación de material explosivo.

La anterior operación se remonta al pasado 26 de septiembre, cuando las fuerzas de seguridad francesas hallaron once kilos de clorato en los registros domiciliarios que siguieron a la detención de 15 personas en el País Vasco francés relacionados con la banda terrorista ETA. 

El 1 de septiembre, y también en Francia, la policía detuvo a cuatro personas en una vivienda en Cahors, donde se hallaron 200 kilos de pólvora de aluminio y 150 kilos de nitrato de armonio en el interior de este inmueble utilizado por ETA como 'laboratorio' para la preparación de explosivos.

La policía francesa incautó el 13 de agosto a ETA diverso material encontrado en la bajera de un garaje de un hotel en Biarritz (Francia). En ese lugar, se hallaron más de 100 kilos de cloratita y 5 kilos de pentrita, un explosivo mucho más potente y que ETA suele combinar con la cloratita para ampliar la magnitud de las deflagraciones. Además, en el almacén había más de 170 detonadores, dos bombas-lapa ya confeccionadas, tres rollos de cordón detonante y temporizadores, así como varias pistolas y diversa documentación.

Abandonado en un taxi

Previamente, el pasado 19 de julio, un etarra huyó abandonando en el taxi en el que viajaba desde Castellón a Tarragona una bolsa de deportes que contenía una fiambrera de color blanco con seis detonadores, dos temporizadores del tipo lapa preparados con ampolla de mercurio, una bolsa con cordón detonante y otra bolsa de plástico con un polvo blanco que podría ser pentrita, un explosivo que necesita de poca cantidad para un provocar un efecto devastador.

El supuesto etarra cogió un taxi por la mañana en la estación de trenes de Renfe de Castellón y pidió al taxista que le llevara hasta Tarragona. No obstante, cuando circulaba a la altura de Torreblanca (Castellón), el presunto miembro de ETA se percató de la proximidad de un control de la Guardia Civil de Tráfico y pidió al conductor que se detuviera. 

Posteriormente, el terrorista, identificado como Ander Múgica Andonegi, abandonó el coche a la carrera. Se trata del mismo etarra que el 21 de junio había abandonado un coche con explosivos en Ayamonte (Huelva). El coche, modelo Ford Focus, estaba cargado con 115 kilos de explosivos, temporizadores, detonadores y diverso material para la fabricación de bombas-lapa activadas a distancia.

El 11 de julio fueron detenidos en Angulema (sur de Francia) dos presuntos integrantes del 'aparato militar' de ETA, Iker Mendizabal, que estaría al frente del subaparato de aprovisionamiento de armas y explosivos, y Jon García González, miembros de la dirección de logística. 

En la furgoneta robada que conducían en el momento del arresto se les incautó distinto material utilizado por la banda para la fabricación de artefactos explosivos, entre los que se hallaron un centenar de bolsas con hidróxido de magnesio, así como una pistola automática y un revólver marca "Smith & Wesson".

Además, en el interior de la furgoneta Citroën Berlingo había un centenar de bolsas con polvo marca "Auxitrans", un laxante estimulante a base de hidróxido de magnesio, y un paquete con la anotación "nitrome 35%", conteniendo dos bidones de plástico de 2,5 litros cada uno, con las inscripciones manuscritas "tornado fuel" y "oxytrans".


Casi 400 kilos en plena tregua

A finales de marzo, el día 28, la Guardia Civil se incautó de 200 kilos de material explosivo, dos pistolas y diversa documentación en una operación contra el 'comando Donosti'. Tres días después, el 1 de abril, fueron detenidas otras tres personas con 170 kilos de sustancias explosivas. Finalmente, el 4 de enero de 2007, la Ertainzta halló en Atxondo (Vizcaya) casi cien kilos de explosivos. Días después, localizó en esa misma zona una mochila con 60 kilos de diferentes explosivos y dos bolsas con medio kilo de cloratita en cada una. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios