Los Mossos tenían orden de espiar a la Policía y a la Guardia Civil

Un testigo protegido ha desvelado que los Mossos d'Esquadra tenían orden de informar de los movimientos de la Guardia Civil y de la Policía para impedir el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña y ha revelado su actitud de total "pasividad" incluso cuando los guardias civiles eran agredidos. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha incorporado este testimonio en el auto en el que ha procesado a Josep Lluis Trapero, al ex director de los Mossos Pere Soler y al ex alto cargo de Interior César Puig.

En el auto, la juez incluye ese testimonio que procede de la investigación abierta en el Juzgado de Instrucción número 4 de Lleida sobre lo ocurrido el 1-O. La juez no aporta datos sobre el testigo, si bien ha habido mossos que han colaborado como testigos protegidos en las pesquisas de los jueces y de la Guardia Civil.

La juez, a partir de esa declaración, de la documentación que aportó y de las declaraciones de los agentes de la Guardia Civil destinados en la Comandancia de Lérida, concluye que en esa provincia los Mossos recibieron órdenes de vigilar a los "escudos" y a los "banderines", es decir, a los policías nacionales y a los guardias civiles, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios