Rubalcaba no descarta que ETA colocase las bombas de Mallorca con anterioridad

  • Interior no sabe con exactitud si los terroristas permanecen en la isla o no, pero sí que los seis etarras cuyas fotos fueron difundidas recientemente pueden estar en España trabajando para ETA.

Comentarios 8

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha descartado ninguna hipótesis sobre cuándo fueron colocados los artefactos que explotaron el domingo en Palma, entre ellas, la de que las bombas se colocaran "con anterioridad" porque hay temporizadores que permiten "un largo lapso de tiempo".

Así lo ha avanzado Rubalcaba en una rueda de prensa para informar sobre los atentados del pasado domingo en Palma, con cuatro artefactos de escasa potencia, que contenían unos cientos de gramos, ni siquiera, ha dicho, medio kilo.

Rubalcaba ha precisado que el domingo se recibieron al menos tres llamadas telefónicas, advirtiendo de la colocación de algún artefacto, aunque todas ellas fueron "incomprensibles" y no permitieron establecer iniciativas de seguridad porque no ofrecían detalles sobre cuántos eran, ni dónde habían sido colocados.

Las fuerzas de seguridad, según ha recalcado el ministro, continúan con todas las hipótesis abiertas, trabajan dentro de Mallorca y fuera; no saben con exactitud si los terroristas permanecen en la isla o no, pero lo que tienen casi seguro es que los seis etarras, cuyas fotos fueron difundidas recientemente, pueden estar en España trabajando para ETA.

Se trata de dos mujeres, Itziar Moreno Martínez e Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, y cuatro hombres, Alberto Machain Beraza, Oroitz Gurruchaga Gogorza, Joanes Larretxea Mendiola e Iván Saez de Jáuregui Ortigosa.

La primera llamada de aviso se produjo a las 11:16 a los Bomberos de Calviá, a quienes informaron de que se iba a producir la explosión de una bomba en un restaurante de la playa de Palma. La segunda se recibió diez minutos después en la emisora de Radio-Taxi de San Sebastián y en ella, se advirtió de que entre las doce y seis de la tarde se iba a producir el estallido de una bomba.

El receptor creyó oír el nombre de un restaurante que luego no coincidió con ninguno en los que ETA atentó, y también parte de la dirección donde se ubicaba uno de los locales. Esta llamada se produjo desde una cabina telefónica de la compañía France Telecom, entre las localidades francesas de Burdeos y Limoges.

La tercera llamada fue la que recibió un ciudadano cordobés, que informó a la Policía. Esta llamada fue realizada por los terroristas de forma errónea ya que se equivocaron al marcar su número, lo que le hizo pensar que era "una broma de mal gusto".

Con estos datos tan confusos, solo se pudo desalojar el restaurante Enco, según Rubalcaba, que ha matizado que la bomba que se colocó en los bajos subterráneos de la Plaza Mayor se hizo en un baño de hombres, y no de mujeres como en los otros dos locales. La Policía da ya por seguro que la explosión, la del Bar Nica, que en principio se pensó que era fortuita, en realidad fue la primera que ETA hizo estallar, a las 12:05.

El ministro ha dicho que estamos en "máxima alerta en Mallorca y en el resto de España" para detener a quienes han puesto estos artefactos, pero ha advertido que "ETA atentará siempre que pueda, y desgraciadamente tiene la capacidad para hacerlo".

No obstante, ha dejado claro a la banda que estas acciones no hacen otra cosa que reforzarnos en nuestra "firmeza y determinación y repugnancia" por estos atentados, y por ello ha augurado que el destino de sus miembros es "irremediablemente la cárcel".

Interior cree que los terroristas que el pasado día 30 acabaron con la vida de dos agentes son los mismos que atentaron el domingo, aunque no tiene ninguna evidencia que lo demuestre.

Rubalcaba ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los turistas de la isla, porque no son objetivo de la banda, sino que "por la experiencia" lo son otras personas, como los miembros de las fuerzas de seguridad. "La gente puede sentirse segura", ha incidido el ministro, quien cree que "ETA tiene la necesidad de demostrar que existe". Sobre la seguridad de las casas cuarteles, el ministro ha aclarado que cada vez que se produce un atentado se revisan las medidas de seguridad y se mejoran los sistemas, pero "no solemos contarlo", ha dicho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios