Se prevé una afluencia masiva a la Feria tras cuatro días de lluvia

  • El tiempo nublado y frío no es impedimento para que los caballistas paseen desde el mediodía por el recinto y las atracciones en la Calle del Infierno comienzan a llenarse de feriantes.

La Feria de Abril de Sevilla enfila su recta final con la previsión de que registrará hoy y durante todo el fin de semana su máxima afluencia de visitantes, tanto sevillanos como de fuera de la capital andaluza, sobre todo después de cuatro días seguidos de lluvia, que han restado mucho público a la fiesta.

Pese a que el tiempo sigue desapacible, nublado e incluso frío, ya no amenaza lluvia, con lo que el Real ha recuperado el pulso normal de los días de Feria y los sevillanos, con más ganas de feria que nunca, se han lanzado a disfrutar y a recuperar el tiempo perdido por los cuatro días de lluvia y viento que han marcado la 161 edición de esta tradicional fiesta.

Los caballistas, que apenas habían podido pisar el Real debido al temporal, están dando los primeros paseos por la Feria, y se ha retomado esta tradicional actividad con numerosos coches de caballos en el recinto, para lo que el Ayuntamiento limita el acceso a 700 de los 1.400 con permiso, que rotan según tengan matrícula par o impar.

Como ejemplo de los estragos causados por la lluvia, los responsables municipales han precisado que el martes sólo hubo once coches de caballos que, con la que estaba cayendo, se atrevieron a entrar en el Real; el miércoles fueron 90; mientras que ayer ya se alcanzaron los 200; cifra que se prevé rebasar ampliamente hoy.

Aunque este año no será recordado por el sol y el tradicional calor bajo los toldos de sus 1.047 casetas, sino por la persistente lluvia y el fuerte viento, decenas de miles de sevillanos y visitantes abarrotan las calles del recinto, deseosos de sacarse la espina por tantos días de agua y de vivir a tope la Feria.

Hoy ya se ven muchísimas más mujeres ataviadas con el traje de flamenca, con lo que se han desquitado de la imposibilidad de lucirlos en los primeros días.

También los más pequeños están disfrutando de las atracciones feriales de la Calle del Infierno y, con el buen tiempo, los feriantes encargados de las atracciones han empezado a respirar tranquilos porque estos días apenas si han hecho negocio.

El director del Área de Fiestas Mayores de Sevilla, Carlos García Lara, ha dicho que por ahora estos industriales, que habían pedido una reducción en las tasas municipales por las pérdidas que les ha causado la lluvia, no se han puesto en contacto ni han hecho llegar ninguna propuesta al Ayuntamiento, que siempre está "abierto a todos los colectivos relacionados con la Feria y a cualquier sugerencia".

Con la mejoría del tiempo, pese a que está nublado y hace fresco, según este responsable municipal, "hoy se prevé la mayor afluencia de público a la Feria" al acompañar por primera vez la meteorología, y así se nota una actividad muchísimo mayor y se registran los tradicionales atascos de tráfico en el entorno, por lo que ha pedido a la ciudadanía que use el transporte público y "deje el coche en casa".

"Hoy es el día, puesto que ayer el uso de los distintos servicios municipales estuvo bajo mínimos porque el agua y el viento hicieron mella, pero es seguro que esto va a cambiar ya que se espera una masiva llegada de personas a la Feria", ha recalcado el director del Centro municipal de Coordinación Operativa (CECOP), Rafael Pérez.

Como cada año, y éste aún más, para el fin de semana se espera la avalancha de visitantes ante la previsión de que cambie el tiempo, que se ha dejado notar además en la reducción del volumen de basura retirada y la cifra de usuarios de los autobuses que dan servicio a la Feria y su entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios