Feria de abril

Más tiempo, más coste y los mismos ingresos

  • Una Feria de siete días y ocho noches genera un coste mayor que no garantiza un aumento proporcional de los ingresos.

  • Abrir las casetas dos noches más supone una subida de hasta un 20% en gastos de personal.

Comentarios 5

Más tiempo, más gasto y casi los mismos ingresos. Se trata de la previsión que manejan los propietarios de las casetas de cara a la Feria de Abril que comienza hoy. Una celebración cuya principal novedad es su duración. Contará con un día más que las anteriores, lo que a la postre se traduce en dos noches de incremento.

De sábado a sábado. Los caseteros hacen las cuentas. Por ahora, no cuadran. Habrá que esperar a que pasen estos días de farolillos para valorar el impacto real de una fiesta que dura una semana, pero las previsiones ya apuntan a que la subida del consumo por una Feria de ocho noches no será tan alta como la de los gastos generados por el nuevo calendario. Habrá que pagar más por el personal (seguridad, limpieza y cocina), pero el dinero que entre será casi el mismo o idéntico al del año pasado, cuando la Feria sólo tenía seis días. Se espera un arranque multitudinario al coincidir con un puente festivo. La afluencia se suavizará a partir del martes y se prevé cierto repunte desde el viernes para encarar el final de la celebración.

La Feria de Abril tiene su peculiar economía. Ha sido objeto de diversos estudios por parte de expertos en la materia. Muchas familias logran a través de ella gran parte de sus ingresos anuales. Cualquier modificación que se haga repercute en dichos negocios. El hecho de que cuente con un día más no ha pasado desapercibido para uno de los colectivos que la hacen posible: los caseteros. Muchos han hecho ya sus cábalas. Las expectativas no son muy optimistas. Antes de todo acudamos a la opinión de un profesional. Manuel Alejandro Cardenete es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Loyola Andalucía, director de Loyola Leadership School y vicerrector de Posgrado. El hecho de que cualquier celebración se alargue un día supone, por regla general, un 14% más de ventas.

Este principio, no obstante, hay que matizarlo. No siempre se cumple. Para Cardenete hay un factor a tener en cuenta: "El autocontrol de los sevillanos a la hora de gastar". "La capacidad de desembolso sigue siendo la misma que la del año pasado, en una ciudad donde los índices de paro continúan situados en el 27% de la población activa", refiere este especialista en Economía Aplicada. Unas condiciones que ponen en jaque que se cumpla dicha máxima. "En mi opinión, dudo de que la subida de los ingresos alcance el 14%", incide el catedrático de la Loyola.

Dicho escepticismo inunda el ánimo de muchos de los responsables de las casetas. Diario de Sevilla se ha puesto en contacto con tres de ellos. Una de las entidades que más empeño ha puesto en estudiar el impacto económico de una Feria de siete días es el Real Club Pineda, una referencia en esta celebración. El nuevo calendario ha cambiado los esquemas y costumbres de esta caseta. El presidente del club, José Antonio García de Tejada, explica que esta caseta nunca abría la noche del alumbrado, que hasta el año pasado se celebraba el lunes. Lo hacía a partir del mediodía del martes, la primera jornada oficial de la Feria. El hecho de que ahora la inauguración tenga lugar la noche del sábado, en pleno fin de semana, obliga a entrar antes en funcionamiento. Pasa, por tanto, a tener ocho noches, algo a tener en cuenta en una entidad en la que, cuando los farolillos se encienden, ofrece a sus socios diversas actuaciones musicales.

La modificación ha obligado a sus responsables a encargar un estudio sobre las consecuencias económicas. El análisis concluye que una Feria de siete días y ocho noches supone un 33% más de carga de trabajo. Este incremento se traduce en un coste salarial que subirá entre un 15% y un 20%. Aquí hay que incluir los diversos gastos: cocina, camareros, seguridad, limpieza y actuaciones musicales. El estudio también incluye las previsiones sobre consumo. Tengamos en cuenta que se trata de una caseta privada, a la que sólo tienen acceso los socios del Pineda; por tanto, las ventas ya se encuentran limitadas. El hecho de que la celebración cuente con un día más provocaría que los ingresos aumenten un 6%. El pico más alto -en el mejor de los casos- llegaría al 10%. Porcentaje, no obstante, que se queda muy por debajo de la subida del 20% que experimentarían los gastos. El balance, a priori, es negativo.

En este punto, García de Tejada aclara que esta caseta privada, como tantas otras, "nunca logra beneficios", al contrario de lo que pueda ocurrir en la de los distritos. "Nuestro fin es ofrecer un servicio a los socios de Pineda durante los días de farolillos, aunque todo apunta a que las pérdidas de este año serán mayores que las de anteriores porque empezar la Feria un sábado por la noche obliga a afrontar unos costes que no se verán recompensados por los ingresos", afirma el presidente de Pineda, quien añade que las ventas no se repartirán por igual esta semana. "Tenemos todas las mesas reservadas para almorzar el domingo y el lunes", añade García de Tejada. Se trata del puente festivo con el que arranca la Feria, las jornadas que se convertirán en las de mayor consumo. A partir del martes la demanda se suaviza y se prevé "cierto repunte" a partir del viernes.

Este panorama también se contempla en la caseta del Círculo Mercantil e Indusrial, la más grande del real, al ocupar 2.200 metros cuadrados de superficie. Su presidente, Práxedes Sánchez, recuerda, además, que se trata de la caseta "más antigua". "Estamos en la Feria desde 1870, dos años después de nuestra fundación". Mucho ha cambiado la celebración desde entonces. La última modificación, la de este 2017. Los primeros días también se logrará el lleno en la caseta. Sánchez recuerda que hasta el año pasado la noche del alumbrado quedaban mesas libres. Este año, por contra, el aforo se ha completado: 860 personas han hecho la reserva para estas horas inaugurales. Tal ha sido el éxito de la convocatoria que la entidad se ha visto obligada a habilitar sus instalaciones deportivas, cerca del recinto ferial, para otros 150 comensales, de manera que puedan disfrutar próximos a la Feria. El hecho de que al día siguiente sea festivo provoca este efecto llamada.

El domingo y el lunes también se prevé el lleno en la caseta. La amenaza de lluvia, por ahora, no ha rebajado las buenas expectativas para las dos primeras jornadas. El hecho que la Feria cuente con ocho noches provoca, además, cambios organizativos que suponen un aumento del gasto. "Hasta el año pasado, cuando los fuegos artificiales se lanzaban la noche del domingo, celebrábamos un concurso de sevillanas para las últimas horas. Sin embargo, este año, al ser sábado, hemos contratado una noche más a la orquesta", refiere el presidente del Mercantil.

En la caseta del Real Círculo del Labradores están reservadas todas las mesas para almorzar el domingo, lunes e incluso el martes. Conviene recordar que esta tercera jornada es festiva en la Comunidad de Madrid, por lo que se vaticina un arranque lleno de visitantes procedentes de la capital española. "Los tres primeros días de Feria no se va a caber", subraya el gerente de esta entidad, Diego Martín. "No hemos hecho una estimación económica sobre la repercusión de una Feria de sábado a sábado", señala Martín, quien reconoce que este aumento de la duración supone un "encarecimiento" en lo concerniente a restauración, limpieza y seguridad. Un incremento en la inversión que no recompensarán proporcionalmente los ingresos. "Siete días de Feria al mismo nivel no hay bolsillo que lo aguante", apostilló el gerente del Labradores.

El sector que se beneficia claramente de la Feria de ocho noches y dos fines de semana es el hotelero. Los vaticinios no pueden ser mejores. Para este fin de semana se ha colgado el cartel de lleno en numerosos establecimientos. El puente festivo y los días de farolillos han dejado sin apenas oferta libre la ciudad, como ha ocurrido tantas otras veces cuando la Feria ha coincidido con el primero de mayo. Para el segundo fin de semana se prevé que la ocupación oscile entre el 80% y el 90%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios