Kim Jong-un nombrado "comandante supremo" por el diario oficial norcoreano

  • "Vamos a elevar al camarada Kim Jong-un al rango de comandante supremo y general" explicó el Rodong Sinmun, órgano oficial del poder norcoreano, en su editorial.

El diario del Partido Comunista norcoreano anunció este sábado el nombramiento del nuevo dirigente Kim Jong-un "comandante supremo" del ejército, en un nuevo paso del proceso de sucesión de su difunto padre Kim Jong-il.

Kim Jong-un, designado el lunes como nuevo dirigente de Corea del Norte poco después del anuncio de la muerte de su padre, el ex número uno Kim Jong-il, era conocido hasta ahora como "gran sucesor" o "gran camarada".

"Camarada Kim Jong-un, escuche la llamada del pueblo que le demanda como comandante supremo y le quiere para conducir la Corea de Kim Il-sung a una victoria eterna", continuó el diario oficial.

Nombrándole "comandante supremo", el Rodong Sinmun destaca que Kim Jong-un pasa a ser considerado como jefe del ejército, aunque no disponga aún del título oficial.

Sin cumplir aún los 30 años, Kim Jong-un es general de cuatro estrellas y vicepresidenta de la todopoderosa Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores, dos promociones obtenidas en septiembre de 2010, en el marco del proceso de sucesión lanzado por su padre.

Representa la tercera generación de los Kim en el poder en la Corea del Norte comunista, fundada por su abuelo Kim Il-sung.

Se ha decretado un duelo de 13 días a partir de la muerte de Kim Jong-il, ocurrida el sábado pasado pero mantenida en secreto hasta el lunes. Este periodo se acabará al día siguiente del entierro del ex dirigente, previsto para el 28 de diciembre.

Desde el anuncio de su muerte, la televisión norcoreana ha mostrado imágenes de muchedumbres civiles y militares rotos por el dolor, inclinándose ante los retratos y las estatuas del difunto o ante su cuerpo ubicado en un ataúd de cristal en el mausoleo de Pyongyang.

La transición del poder parece por el momento que se lleva a cabo sin grandes sobresaltos.

Estados Unidos, Corea del Sur y China parecen desear un proceso de transición estable, por temor a que pueda desestabilizarse la península coreana

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios