Un doble atentado causa al menos 17 muertos en Estambul

  • La Policía sospecha que el PKK colocó las dos bombas que explotaron en un barrio del extrarradio de la ciudad turca causando más de 154 heridos

Al menos 17 personas murieron y 154 resultaron heridas en la explosión de dos bombas ayer por la noche en Estambul, informó la cadena de televisión NTV, citando como fuente al gobernador de la ciudad, Muammer Guler.

Un primer artefacto de poca potencia estalló, según la investigación preliminar, en una papelera de una avenida comercial del barrio periférico de Gungoren, en la orilla europea de la metrópoli turca, declaró Guler a los periodistas presentes en el lugar de la explosión.

La segunda deflagración, de gran potencia, se produjo algunos minutos más tarde, a pocos metros de la primera, cuando la gente comenzaba a acercarse al lugar del incidente, según la televisión turca.

Un testigo citado por una cadena de televisión local señaló que unas mil personas se acercaron al lugar de los hechos después de la primera explosión, una llamada "bomba de estruendo", que hirió a seis personas, mientras que la segunda bomba, activada unos 10 minutos más tarde, fue devastadora.

La Policía daba hasta el cierre de esta edición prioridad a la pista de que los autores son los rebeldes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), sin precisar más detalles, mientras que el gobernador de la ciudad confirmó de que el incidente "es un ataque terrorista", aunque matizó que aún es pronto para determinar la responsabilidad del atentado.

Por otro lado, fuentes de la Policía indicaron que "todo indica" que el ataque ha sido perpetrado por el ilegal partido kurdo. "No sería la primera vez" que el PKK hace estallar una bomba de escasa potencia en un cubo de basura en la calle para detonar una gran bomba minutos más tarde.

Ya han sido varios los atentados perpetrados en Estambul fueron atribuidos en el pasado al PKK, que lucha desde 1984 por la independencia del sureste de Turquía, habitado mayoritariamente por kurdos.

El gobernador explicó además que la Policía iba a examinar las imágenes grabadas por las cámaras de vigilancia instaladas en el lugar de la masacre.

Numerosas ambulancias y equipos de bomberos se dirigieron al lugar y la policía estableció un perímetro de seguridad.

Las imágenes de televisión mostraban escenas de pánico de los habitantes con personas ensangrentadas y desorientadas corriendo en todas direcciones, entre cristales rotos. Guler detalló que las explosiones se produjeron en una calle peatonal del distrito de Gungoren, un barrio comercial de clase media baja, en la parte europea de la ciudad. Un testigo citado por una cadena de televisión local señaló que unas mil personas se acercaron al lugar de los hechos después de la primera explosión, minutos antes de producirse la segunda.

A la luz de los acontecimientos, la Policía de Estambul advirtió tras la masacre a los ciudadanos de la posibilidad de una tercera bomba en la zona, donde estableció un perímetro de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios