Avistamiento de futuras estrellas

  • La Escuela de Artistas organizó ayer un 'casting' con el fin de encontrar nuevos talentos de la canción

"No sé ni escribir, pero siempre he compuesto mis propias canciones con la ayuda de mi hijo", comenta Julia Parrilla mientras muestra el disco que su hijo con "tanto amor" le ha producido con la intención de hacer realidad el sueño de su madre, la dedicación a la música. Minutos antes, Julia -que con 64 años reconoce "estar ilusionada como una chiquilla"-, al igual que cientos de sevillanos, esperaba su turno en la larga fila humana que desde horas tempranas de la mañana se formó en la puerta de Fnac para participar en el casting que la Escuela de Artistas (www.escueladeartistas.es) organizó ayer en este establecimiento.

De todas las edades, estilos y experiencia profesional, fueron muchos los que desfilaron desde las diez de la mañana a las diez de la noche ante un jurado compuesto por reconocidos expertos de la Escuela y de fuera de ella. Su director, José Abraham, detalla el modus operandi: "Nos encargamos de evaluar no sólo la voz, sino también aspectos tan importantes como la imagen o la expresión corporal. Buscamos un artista global, gente con talento y con proyección a una trayectoria artística de éxito".

Y precisamente talento no faltó para conseguir hacerse con uno de los dos Cursos de Formación Integral para Cantantes que la Escuela de Artistas propone como recompensa, además de la grabación de una maqueta profesional en el estudio de producción musical de este centro.

En inglés o en castellano, cada uno de los participantes en el casting tenían que enfrentarse a dos temas y demostrar con ellos su potencial. Desde los más clásicos que se animaron con la copla, hasta los más atrevidos que rapearon a capella, lo cierto es que la influencia de Operación Triunfo marcó la jornada. Por Chenoa cantó Mónica Davis, quien con tan sólo 11 años y, tras haberse presentado a varias audiciones, tiene claro que en un futuro le gustaría parecerse a Beyoncé o Cristina Aguilera, aunque reconoce que para lograrlo aún le queda un largo recorrido donde la "formación vocal es muy importante". Maneras apunta la pequeña, que dejó atónitos a los asistentes con su voz y confesó haber pasado ya la primera fase del casting del programa de televisión Tienes talento.

Los nervios también estuvieron presentes durante las pruebas y, mientras unos practicaban ejercicios de relajación antes de subirse al escenario, el cantante Hugo, que acudió al acto como espectador y en apoyo a su amigo -el director de la Escuela-, recordaba la tensión que vivió en el casting de OT en el Palacio de Congresos y Exposiciones, "cuando tuve que actuar delante de una grada llena de personas y, además me hicieron bailar", bromeó el artista, quien reconoció que lo "más complicado es enfrentarse solo al jurado".

Fueron muchos los que confundidos se presentaron pensando que se trataba de la selección para un programa musical de televisión, pero "ésta es una prueba diferente, no es para la televisión, se trata de formación y muy costosa", explicó Nuria López, cantante del grupo de jazz Hoy & Misty, tras interpretar una bossa nova y un blues.

A diferencia de Nuria, que era la primera vez que se presentaba a un casting, Jesús Rodríguez ya lo ha hecho en varios. En ninguno ha tenido suerte a pesar de dedicarse profesionalmente a ello como cantante de orquesta: "Vivir de la música no es fácil, se paga mal, aunque llevo la música muy dentro y eso me basta para ser feliz". Y es que ayer no todos buscaban la fama. Rosa (27 años) y Lucía (29 años) son primas, juntas acuden a multitud de pruebas de selección, pero siempre en busca de formación. Ahora esperan tener más suerte y ser seleccionadas, ya que ambas comparten la filosofía de que "fracasar es no intentarlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios