La Fundación Territorios cancela también el Trafalgar Festival

  • En medio de serias dudas sobre la capacidad de la promotora para devolver el importe de las entradas del festival sevillano, se suspende el evento programado en Caños de Meca los días 24 y 25 de junio.

Comentarios 2

Otra pieza del dominó que cae; ésta, de manera más que previsible: tras el anuncio de suspensión el pasado miércoles 18, a poco más de 48 horas del inicio, de la XIX edición de Territorios Sevilla, ahora cae Trafalgar Festival, encuentro que la misma promotora, jurídicamente reconvertida en Fundación Festival Territorios, tenía previsto celebrar los días 24 y 25 de junio en Caños de Meca (Barbate) con conciertos de Fangoria, Crystal Fighters, Corizonas, Neuman, Pájaro, Damien Jurado, Perlita, Jose Domingo, El Guincho, Sleaford Mods, Buzzcocks y Tulsa, entre otros.

La noticia de esta esperada cancelación, anunciada mediante un nuevo comunicado, llega sin que el artífice de ambos festivales, el empresario Juan Antonio Pedrosa, haya explicado aún con detalle los motivos de fondo que llevaron a suspender Territorios -en el del día 18 sólo se aludía a una genérica falta de viabilidad económica- y en medio de preocupantes indicios sobre la incapacidad de la organización para garantizar la devolución del importe de los abonos y entradas vendidos anticipadamente.

Espectadores afectados en este sentido por la cancelación de Territorios han abierto ya una página en la plataforma change.org en la que se exige el reintegro de dichos importes. Además, recuerdan, el festival se comprometió en su comunicado a iniciar las devoluciones "a partir del lunes 23 de mayo", sin que hasta el momento éstas hayan comenzado.

Según diversas fuentes consultadas, el asunto de la devolución del importe de abonos y entradas fue, de hecho, una de las cuestiones tratadas el pasado miércoles 25 en la reunión que Pedrosa mantuvo con el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, y la directora general de Cultura del Consistorio, Isabel Ojeda. El objetivo de aquel encuentro, según anunció Muñoz previamente, era conocer las razones que habían llevado a la cancelación del festival y evaluar la idoneidad de un replanteamiento de modelo que garantizara la continuidad de Territorios. 

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Sevilla era, junto a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, uno de los organismos públicos que aún participaban en la financiación del festival. En conjunto, la suma de lo aportado por ambas administraciones alcanzaría un 15% del presupuesto estimado para 2016, cifrado por Pedrosa en 1.200.000 euros.

Sin embargo, en el comunicado de la cancelación del Trafalgar Festival no se hace mención alguna a las serias dificultades económicas por las que atraviesa la Fundación Festival Territorios, que según fuentes solventes del sector, tras años de mala gestión y errores reconocidos, podría acumular una deuda de entre 250.000 y 500.000 euros. Con semejante desfase en el balance de Territorios, ¿cabe entender por qué la promotora se embarcó en la organización de un nuevo festival?

La acusación de "pasividad", "oscurantismo" y "trabas" contra el Ayuntamiento de Barbate que denuncia la, esta sí, extensa nota de cancelación del Trafalgar Festival saca ahora a la superficie una encarnizada lucha por el control de plazas de singular relevancia en la celebración de macrofestivales musicales, en concreto, la ciudad de Sevilla y la costa gaditana.

En su comunicado, la Fundación Festival Territorios relata pormenorizadamente la agenda de encuentros con la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento barbateño desde julio de 2015 con la intención de llevar a cabo este nuevo festival, en origen previsto para los días 1 y 2 de julio de 2016. Sin embargo, siempre según la nota, el anuncio de otro festival en Tarifa por las mismas fechas, denominado Cabo de Plata, forzó a la organización a adelantar el Trafalgar Festival a los días 24 y 25 de junio con el objetivo de no coincidir.

"Tras el cambio de alcaldía en Tarifa, el nuevo gobierno municipal no facilitó el permiso a la realización del festival Cabo de Plata en su municipio, y a raíz de esto es cuando empieza la negociación secreta entre la organización de dicho festival y el Ayuntamiento de Barbate para llevar a su municipio la celebración del evento. A partir de ese momento todos los inconvenientes que ha sufrido Trafalgar Festival en la tramitación de la licencia de actividad se han convertido en facilidades para Cabo de Plata", afirma la nota, que desestima la solución propuesta desde el Consistorio gaditano: que ambos festivales compartieran ubicación, infraestructuras y equipos. "De esta forma el Ayuntamiento buscaba remediar el incumplimiento de la cláusula 4.1 de Exclusividad de la Declaración de Intenciones firmada para Trafalgar Festival y dar una salida a su interesada actuación mediadora", añade el comunicado.

En realidad, la situación que ahora se vive en Barbate reproduce, con matices, lo ya ocurrido en Sevilla, donde el Festival Interestelar, previsto para los días 21 y 22 de octubre en el Monasterio de La Cartuja, se perfila como recambio a Territorios. Tras esta nueva cita se encuentra la promotora Global Music, dirigida por Antonio Romero y asociada a la organización de festivales nacionales señeros, como Viña Rock y Arenal Sound.

Global Music, que lleva a cabo múltiples eventos en Andalucía, se encuentra en plena política de expansión. De hecho, según diversas fuentes consultadas, ya el pasado año habría hecho una oferta de compra sobre Territorios. Sin embargo, la operación no se habría cerrado al tener constancia el comprador del volumen de la deuda acumulada por el festival sevillano. En lugar de eso, y en un ambiente institucional propicio, Global Music tomó posiciones en Sevilla con Interestelar y en Cádiz con Cabo de Plata, ambos festivales con logos institucionales de la Junta en sus carteles.

No obstante, Romero matiza este relato. Según el promotor sevillano, afincado en Madrid, no fue Global Music quien el año pasado se interesó por Territorios, sino justo a la inversa: habría sido Juan Antonio Pedrosa quien acudió a su empresa en busca de una ayuda económica que permitiera la celebración de la XVIII edición del festival. Sin embargo, lo habría hecho con tan escaso margen temporal que resultaría imposible calibrar con exactitud la situación real de la deuda de Territorios. Esa eventualidad, de nuevo según Romero, se habría vuelto a producir este mismo año. Aunque el promotor no cuantifica el importe de la ayuda solicitada mediante participación en el festival, parece lógico que pudieran ser los 200.000 euros que Pedrosa estuvo buscando hasta el último minuto para llevar a cabo el montaje de escenarios e infraestructuras.

Esta pugna podría haber vivido su penúltimo capítulo el mismo día del anuncio de la cancelación de Territorios, fecha en la que, en nuevo y desesperado intento por salvar la XIX edición del festival, Pedrosa se habría reunido con Eduardo Tamarit, secretario general de Cultura de la Consejería. Éste le habría ofrecido que fuera otro promotor, sin especificar quién, el que se encargara de sacar adelante el encuentro, pero Pedrosa se habría negado a apartarse para dejar ese espacio a otro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios