Seguimos con detalles de la Encarnación, y éste es bastante curioso e inoportuno por parte del conductor de este vehículo de una empresa de seguridad, que se permite el lujo de acotar su espacio para aparcar el coche recortando terreno a un lugar que por las vallas de las obras ya está justito.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios