Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Albricias por una rehabilitación

Con sólo 25 años no podía ser cierto que Reyes se perdiese y ahora parece resurgir en el Benfica

TIENE visos de hacerse realidad la rehabilitación de José Antonio Reyes como futbolista de primer nivel. Tras su frustrante paso por el Atlético de Madrid, quizá más por Madrid que por el Atlético, más por el ambiente de la capital de todas las Españas que por el club rojiblanco, parece que se ha reencontrado con su fútbol de la mano de Quique Flores y en una institución como el Benfica. Mejor así, muchísimo mejor, ya que el utrerano no podía convertirse tan pronto en una vieja gloria, quizá más vieja que gloria. No era normal que el juguete se rompiese tan pronto, de ahí que su eclosión lisboeta nos alegre.

Desde aquel día en que Marcos Alonso decidió hacerle debutar para, sin duda alguna, ser luego quien recolectase dicho honor, sólo por eso, Reyes llevó una línea portentosamente en ascenso. Explotó dos temporadas después del debut de la mano de Joaquín Caparrós y con un golazo en Montjuïc se empezaron a derramar ríos de tinta escribiendo su nombre en los lugares más principales de los periódicos. Justo a los cuatro años de aquel debut testimonial en La Romareda se iba al Arsenal para un paso más que, a la postre, no sería tan determinante como se esperaba. Y es que Londres era demasiado para un niño de Utrera, un niño de Utrera...

Dicen que la primera vez que Fernanda y Bernarda estuvieron en Nueva York asaban sardinas en la habitación del hotel. Bueno, pues por ahí se entiende mejor el desarraigo que Reyes sufrió en Londres, el tiempo jugó en su contra y ahora, gracias al cielo, se rehabilita junto a ese Tajo enorme que pasa por Lisboa. Con sólo 25 años y teniendo el duro, ¿quién puede dudar ahora de que Reyes puede volverlo a cambiar? Será magnífico para el fútbol que aquel diablo que, vestido de blanco del Sevilla, esquivaba obstáculos como el que lava vuelva a ser lo que prometía. Sería bueno para él y para el fútbol español, pues nunca es mal año por mucho talento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios