La ventana

Luis Carlos Peris

Antifaz de ruan ya, adiós a la bolsa de plástico

PUEDE decirse sin ningún tipo de sordina que el pasado miércoles fue un día clave para la Semana Santa de Sevilla. Con luz verde para que la mujer pueda colocarse el capirote en la inmensa mayoría de las hermandades, quedaban algunas por dar el plácet y entre ellas estaba el Gran Poder. Cuando la Madrugada la vivía de la mano de mi padre me sobrecogía ver a un buen puñado de mujeres tras el Señor con la cabeza cubierta de pañuelos bien consistentes para paliar los efectos de la cera chorreando en la cabeza. El plástico aún no había hecho su aparición y era una imagen patética ver a tantas mujeres en aquella demostración de fe tras el Señor. Ya no tiene la mujer que sacrificar sus cabelleras para acompañar al Gran Poder y pueden suplir ya en esta Madrugada la bolsa de plástico por el antifaz negro de ruan que la iguala con el hombre. Sólo quedan el Silencio, la Quinta Angustia y el Santo Entierro, a ver qué hacen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios