Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Argentino y sin haber salido en las estampitas

CON la llegada de Jorge Sampaoli al banquillo de la derecha del Sánchez Pizjuán se agranda una especie bastante curiosa. Se trata de destacar cómo entre los mejores entrenadores de la historia del Sevilla abundan los que no salieron en las estampitas. Estampitas o cromos que ilustran los álbumes de futbolistas de Primera División para solaz de la chiquillería y distracción indudable de padres y abuelos de dicha grey más o menos infantil.

Ciñéndome únicamente a lo que viví hay que comenzar con Helenio Herrera, el gran gurú de los banquillos, aquél que llevó al Sevilla a una final de Copa y a la incipiente Copa de Europa por vía de un subcampeonato liguero. Argentino de cuna y francés de nacionalidad, aunque ganó una Copa de Francia con el Red Star, su nivel de futbolista se quedó a años luz del que luego disfrutaría como entrenador. Porque, ¿alguien duda de lo que significó H.H. como entrenador?

Manolo Cardo sí salió en alguna colección de cromos, pero pocas. Su importancia como entrenador del Sevilla fue sideralmente superior a la que alcanzó como medio volante correoso que rara vez alcanzó la titularidad. Helenio Herrera y Manolo Cardo fueron los antecesores de los dos entrenadores más importantes de la historia del Sevilla, Juande Ramos y Unai Emery. La plata lograda con estos dos hace que su primacía sea indiscutible, ¿o no resultan indiscutibles?

Ninguno de los dos salió en las estampitas, como nunca salió el recién llegado Jorge Sampaoli. Una fractura de tibia cuando tenía diecinueve años le retiró de las canchas y le llevó a ganarse la vida en los banquillos. Y de esa manera, con un cartel extraordinario, como sus compatriotas Cantatore y Bilardo, llega al banquillo del Sevilla. Argentino y sin haber salido en las estampitas, dos circunstancias que en la historia del banquillo sevillista llevan a una óptima premonición.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios