PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

Atento al quita y pon

UNO de los episodios más singulares que vive la economía sevillana es la supresión, este mes, de 230 empleos en la empresa Atento Teleservicios, de Telefónica, para crearlos en un nuevo centro de dicha compañía en Jaén, donde la mayor empresa española hizo causa común con el presidente Zapatero, en enero de 2006, a la hora de integrarse en el Plan Activa Jaén (1.500 millones de euros prometidos por el Gobierno en el periodo 2006-2009) con el fin de crear centros de trabajo y nuevos empleos en dicha provincia andaluza. Un plan para el que Consejo de Ministros, de común acuerdo con el Gobierno andaluz, reguló incentivos y bonificaciones especiales que estimularan los proyectos empresariales. A primera vista pintaba muy bien, y ojalá dinamice la economía de dicha provincia hermana. Pero, con teleoperadores de quita y pon, eso en Andalucía es vestir un santo para desvestir otro. En la Casa Rosa se guarda silencio sobre este modelo de deslocalización a la andaluza. Y en la Plaza Nueva no han dicho ni mu. La que se armó, en cambio, cuando era Altadis quien ofrecía a los empleados de Tabacalera irse a trabajar a Alicante o prejubilarse en Sevilla.

De la mitad de las operaciones de atención personal al cliente que dejarán de efectuarse por teléfono desde el edificio Indotorre, en Los Bermejales, donde hasta hace unos días trabajaban 450 personas en Atento, una parte es trasvasada a Jaén y otra... a Perú. Y en un sector como el de los teleoperadores, donde las condiciones laborales son bastante precarias, es una agobiante espada de Damocles que den a elegir entre trasladar la casa a Jaén o quedarse en el paro.

Cuando César Alierta, presidente de Telefónica, anunció al alimón con Zapatero hace 23 meses que iba a crear dos centros en Jaén, con un total de 700 empleos, todas las familias jiennenses pensaron que sus hijos iban a competir por todos esos puestos de trabajo salvo los reservados a algunas funciones directivas. Pues va a ser que no en 230 empleos si 230 sevillanos aceptan el ultimátum de su compañía. Ojalá no se cree desde los gobiernos un Plan Sevilla Activa para que en Alcalá de Guadaíra se acabe construyendo una fábrica de vehículos a partir de desmontar la de Santana Motor en Linares.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios