editorial

Catástrofe en Málaga

UNA víctima mortal, varios heridos y cinco mil desalojados de sus viviendas es el balance provisional de damnificados directos por el incendio declarado el pasado jueves en la sierra de Málaga, concretamente en el paraje Cerro Alaminos, en el término municipal de Coín. La altísima temperatura, de 37 grados, las fuertes rachas de terral y la escasa humedad propiciaron que el fuego se extendiese con rapidez y voracidad, pese a la acción conjunta y bien coordinada de efectivos del Infoca y bomberos, a los que se unirían horas después soldados de la Unidad Militar de Emergencia. Además de Coín resultaron afectados por las llamas otros cinco municipios (Mijas, Marbella, Alhaurín el Grande, Monda y Ojén; esta última población tuvo que ser evacuada por completo). Aparte de la tragedia humana, el incendio ha significado ya, aun antes de su extinción, una gran catástrofe ecológica, con daños que no se recuerdan en una zona donde se han producido ya numerosos incendios forestales. El fuego alcanzó la Sierra de las Nieves, reserva natural de la biosfera. Como en otras ocasiones, todo parece indicar que el incendio ha sido provocado intencionadamente, lo que añade una dimensión auténticamente criminal al hecho e incita a una investigación exhaustiva sobre el o los responsables. El verano, que está siendo muy problemático a nivel nacional (se ha triplicado la superficie calcinada con respecto al año pasado), iba resultando llevadero en Andalucía con respecto al fuego, pero este episodio de Málaga ha venido a romper bruscamente el optimismo. Aunque hay que realzar el esfuerzo de bomberos, usuarios, trabajadores del Infoca y voluntarios, la serenidad de la población afectada y la coordinación entre instituciones y autoridades con competencias en la materia, no dejamos de reiterar que el fuego se previene antes del verano y preguntarnos si los recortes y ajustes no están perjudicando la lucha contra esta plaga estival al reducir los trabajos de limpieza y preparación del bosque que son el único antídoto firme contra el fuego pavoroso de cada año.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios