José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

Comercio y empleo, ante la desaceleración

EL Instituto de Estadística de Andalucía ha publicado esta semana el índice de ventas en grandes superficies de Andalucía referido a abril. Unido al índice de comercio al por menor, podemos conocer el estado de nuestros comerciantes minorista. Las ventas en las grandes superficies registraron un descenso del 1% respecto al mismo mes del año anterior, que en términos reales (eliminando el incremento de los precios) supone un descenso de las ventas en un 5,2%. Diferenciando por grupos, las ventas de productos de alimentación presentan una menor tendencia a la baja por ser bienes necesarios, de ahí que descendieran un 3,3%, frente a la caída del 6,1% registrada por el resto de productos.

Si atendemos al comercio minorista en general, el índice refleja una disminución en las ventas del 1,32%. Si consideramos el incremento de los precios, las ventas del sector ascienden un 3,09%, de ahí que los ingresos vengan vía precio y no por mayores cantidades. Diferenciando por grupos de productos, observamos que las ventas de productos de alimentación aumentan levemente (2,7%), mientras que las ventas del resto de bienes y servicios cae un 5%.

Así que comparando ambos escenarios, vemos que las grandes superficies están más afectadas por la actual desaceleración, perdiendo clientes entre los productos de alimentación. También observamos que la caída interanual en las ventas de abril es menor que en meses anteriores, lo que debemos considerar una buena noticia. Al igual que los datos de empleo, donde se mantiene el mismo nivel que en periodos anteriores.

El comercio y la hostelería impiden que la tasa de desempleo se dispare. Esto sería una buena noticia si la tormenta ya hubiera pasado, pero según los informes de previsión ésta aún no ha llegado.

El informe Agett (Analistas Financieros Internacionales) apunta a crecimientos interanuales de la ocupación cada vez menores, llegando a un estancamiento total en junio y julio que situará el empleo español en 20,6 millones de ocupados. El mercado laboral comenzará a destruir empleo hasta el primer trimestre de 2009. El ajuste de la desaceleración puede acabar con una tasa de paro del 9,3% (100.000 parados más que en 2007).

En Andalucía, si el ajuste de la construcción finalizara en breve, la incertidumbre se centra en el contagio sobre otros sectores, especialmente en la industria, por las derivadas de suministro. La producción industrial andaluza registró una caída interanual en abril del 3,1%, mientras que en el sector servicios, concretamente en el comercio, este impacto está siendo más limitado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios