Visto y oído

Francisco Andrés Gallardo

Debato

AMariano Rajoy parece que le asesoran sus enemigos. Pudiera ser. Las manifestaciones despectivas del jefe de la oposición contra RTVE no han sido afortunadas y su empeño, con tozudez infantil, de dejar al margen de los debates a la Corporación pública es injustificado. El pluralismo en los informativos de Fran Llorente ha mejorado respecto a los de su predecesor, Alfredo Urdaci, y ni siquiera alguna pifia (o no) de realización, la que mezclaba una foto de Abu Ghraib con el propio Rajoy, desmerecen el esfuerzo de Torrespaña. Alguien debería recordar a los de la trastienda que, por ejemplo, el presidente de la Corporación, Luis Fernández, fue nombrado por consenso con la total aceptación del PP. Y si Rajoy vence en marzo tendrá en la silla de RTVE a esa misma persona que ha expuesto a escarnio, en pinza con el Grupo Prisa, y con la que deberá convivir durante unos años.

Entre otros detalles, impensables en otros tiempos (gobernando el PSOE o el PP), el propio Mariano ha tenido su hora y media de gloria en Tengo una pregunta para usted y este mismo martes la disfrutará Javier Arenas. El candidato popular andaluz aparecerá un mes después respecto a Chaves (y un mes más cerca de marzo) y sería torpe que no aprovechara de forma generosa la oportunidad. Arenas se suma a las críticas, pero cuestionando en este caso la imparcialidad de Canal Sur. El debate antes de la tregua navideña será decidir dónde, cómo y cuándo Rajoy y Zapatero se desafiarán en duelo. Si meten a las públicas de por medio asumen el riesgo de tener que dar sitio a otros partidos, de ahí que estemos tal vez ante pataletas fingidas. Los que piden los debates son siempre los que tienen menos que perder. El empate virtual de PSOE y PP es la razón de estas ansias interesadas por debatir. Pues que pongan a la Patiño como moderadora.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios