BREIKIN NIUS

Ignacio Gago /

Encuestas mentirosas

HAY verdades, mentiras y encuestas. Las del Centro de Investigaciones Sociológicas -CIS- son a pesar de todo las que cuentan con más solera y fiabilidad, aunque cuando preguntan al personal sobre sus gustos televisivos reparten unos resultados vergonzosos por inverosímiles. Según los sondeos oficiales, a los españoles nos pirran los informativos, las series y los programas culturales mientras que aborrecemos todo lo que huela remotamente a telebasura. El Consejo Audiovisual Andaluz, un organismo guadiana y perfectamente prescindible para el presupuesto público en los tiempos que corren, acaba de dar a luz su Barómetro Audiovisual 2011. Sus conclusiones más destacables, según el propio Consejo, "se podrían sintetizar en una censura generalizada de la población ante contenidos televisivos relacionados con el corazón" o que para el 19% de los andaluces los programas culturales son sus favoritos y entre los que más siguen, por delante incluso de los espacios deportivos.

El sondeo de marras del Consejo realizó su trabajo de campo a mediados de septiembre pasado. En ese mes, producciones culturales señeras de Canal Sur, como El público lee y Al sur, cosecharon en hasta cuatro entregas un total de 0 espectadores y 0,0 de cuota de pantalla. Repetimos: 0 espectadores y 0,0 de cuota de pantalla, como si fueran una cerveza sin alcohol. Es más, en otras dos ocasiones del mismo mes lograron interesar cada uno a una audiencia de apenas 1.000 personas. El récord de seguimiento lo obtuvo en septiembre Al sur tras aglutinar a 34.000 andaluces. Por aquello de comparar, aunque sea odioso, si miramos las audiencias de Telecinco en Andalucía ese mismo mes nos topamos con que el vilipendiado Sálvame atrapó a una media de 412.000 espectadores con una cuota sobre el 18%. Y si echamos un vistazo a la audiencia andaluza de Gran hermano en este marzo contemplamos cómo sus galas rozan los 600.000 adictos de media con un 22%. Con estos resultados va a misa que los participantes en el sondeo del CAA no tuvieron precisamente una buena memoria cuando respondieron al encuestador. Pero no se crea que en esto de esconder la verdad poseamos el monopolio. El 101% de las encuestas sobre tele en España arroja, sistemáticamente, amantes furibundos de los documentales de La 2 y de los programas culturales. Luego los audímetros traen la cruda realidad: donde se ponga un cotilleo y un partido, aunque sea un amistoso de Regional, que se quite de la pantalla Punset, Saramago o Torrente Ballester -no confundir con el policía de Segura-. Para encuestas de tele y sondeos de intención de voto el Gobierno y hasta la UE deberían obligar a usar el polígrafo de La máquina de la verdad con efectos retroactivos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios