Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Envidia, insana envidia

ME río yo de quienes, al referirse a alguna cuestión ajena que anhelan, lo hacen en los términos de "sana envidia". La envidia, esa "tristeza airada", lo planteemos como lo planteemos, no puede ser "sana" jamás. Y, aunque no me reconozca especialmente con tal turbación del alma, hoy sí confieso que la padezco.

Silvia Peris ha sido la culpable de ponerme los dientes largos explicándome, durante más de media hora, los pormenores de la fiesta que ocupa esta semana la portada del ¡Hola! Esa cita gracias a la cual, el pasado veintiocho de abril, mi siempre fiel confidente cenó nada más y nada menos que con Isabel Preysler, Cindy Crawford -y su marido Rande Gerber-, y... ¡George Clooney! ¿Empiezan a comprender los porqués de mi sentimiento? Uno aquí, dejándose las yemas en el teclado y la vista en la pantalla y ella mano a mano con el mismísimo Clooney en esa casa de Malibú de "la" Crawford donde, el agua de la piscina, cae como cascada en un océano pintado en tonos grisáceos.

"Estaba como volando en un paraíso. Todos son entrañables", recuerda Silvia -responsable del contacto con las "celebrities"- contagiando una emoción que, por unos instantes, parece llevarme también a mí a tan idílico escenario.

Pero, ¡no! ¡Ella fue la que estuvo allí! La que vio a George jugar sin parar con un bastón como una auténtica cheerleader; la que disfrutó cuando Cincy movió el mantón de Villamanrique de la Condesa que le regalaron igual que la mismísima Lola Flores; la que saludó a Chabeli, algo resfriada por aquel entonces, a su marido Christian, y a Tamara Falcó; la que tuvo a "la" Preysler de cerca para comprobar que, en su caso, los milagros del photoshop son bastante relativos…

Un sueño que se aprovechó para hacer negocios y realizar la nueva campaña publicitaria de Porcelanosa que rulará por todas las publicaciones y sobre la que se llevaba trabajando desde hace un año. Sólo aclararles, sin querer desilusionar a nadie, que, el protagonista de Ocean´s eleven, no es tan alto como parece. ¡Chicha rabiña!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios