editorial

Europa condena a la pesca andaluza

EL Parlamento Europeo decidió el miércoles no prorrogar el acuerdo de pesca que mantenían de forma provisional la Unión Europea y Marruecos. Razones ecológicas de conservación de los caladeros y de defensa de los derechos del Sahara Occidental parecen haber influido en el imprevisto resultado de una votación que ha enterrado un acuerdo que beneficiaba sobre todo a España y, muy especialmente, a Andalucía. La prórroga, prevista hasta el 27 de febrero de 2012, suponía la concesión de licencias de pesca para 119 pesqueros europeos, un centenar de ellos españoles y de éstos, unos 70 andaluces. Es decir, el acuerdo UE-Marruecos afectaba en su gran mayoría a la flota pesquera de nuestra comunidad. Alrededor de 800 personas se verán perjudicadas solamente en la localidad gaditana de Barbate. El mazazo que supone este rechazo del Parlamento Europeo para el sector de la pesca es enorme, ya que muchas de las embarcaciones habían realizado ya desembolsos para mantener su actividad en los caladeros marroquíes hasta final de febrero próximo. Resulta paradójico que desde Europa se dé un golpe de tan grandes dimensiones a una de las zonas en las que el desempleo es mayor de toda la Unión. Sin entrar en las verdaderas razones que han llevado a este veto, entre las que sin duda se encuentran las de tipo político, las consecuencias no parecen haber sido calculadas. Bien es cierto que el acuerdo de pesca con Marruecos tenía un elevado coste para la Unión Europea, que pagaba desde 2007 al país norteafricano unos 36 millones de euros como contrapartida para el desarrollo de su sector pesquero. Pero el daño irreparable que se causa a todo el sector español, y en especial al andaluz, se traducirá no sólo en un aumento del desempleo y la condena a la desaparición de una actividad económica, sino también a que Bruselas acabe destinando fondos para una supuesta reconversión, como ya hizo años antes de la renovación del acuerdo, en 2007. La ministra española, Rosa Aguilar, ha exigido en Bruselas una compensación de la UE a patrones y tripulantes. Hay que conseguirla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios