yo invito

josé María Morillo

Huevos de Dinosaurio a la flamenca para Anja Rubik

LA modelo polaca, otrora grandísimo icono de la moda, y ahora diseñadora y creativa, nos provoca dolor de alma al verla: es una diosa menor, en Re Mayor, acorde imposible de receta comestible. "El cuerpo de mujer es bello y eso hay que celebrarlo", puede afirmar pasada por agua o por mejor, como un par de huevos de dinosaurio, a la flamenca.

Por tanto, vamos a meternos en la cocina con Rubik, a la que podríamos invitar con un copa de palo cortado. Empezamos: se le quita al dinosaurio el huevo, con mucho cuidadito, se lava la cáscara y se reserva. Cortamos en juliana unas patatas que freímos, acopiamos también unos guisantes ya cocidos, unas puntas de chorizo de cualquier ayuntamiento corrupto y vertemos en una sartén de una ración, una ración generosa de tomate frito (qué mejor que haber frito esos tomates traídos del mercado durante un par de horas, pochados, chop, chop). Agregamos los demás componentes reservados, con cuidado de que no vaya a caer en la salsa algún concejal. Cascamos, con perdón, el huevo prehistórico y hacemos historia dejándolo deslizar sobre el tomate y demás perendengues, mientras nuestra amiga Rubik debe tener la precaución de no caer en la pasarela del fogón. Hacemos equilibrios para que esté cuajada la clara con la yema líquida. Emplatar con gusto y mojar mucho pan.

"Es mejor hacer algo y arrepentirse que arrepentirse de no haber llegado a hacerlo", ¿verdad, Anja?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios