desde mi córner

Luis Carlos Peris

Increíble que se vaya River a la B

El espectáculo del batacazo de los millonarios de Núñez ha sido el más rico en frustraciones de la historia

CONMOCIÓN universal. Si hubo una vez en que descendieron equipos tan principales como Manchester United, Milan o Juventus, nada de eso es comparable con lo que ha significado en el mundo mundial el batacazo de River Plate. Que los millonarios de Núñez se hayan ido a la B no tiene parangón con las distintas catástrofes vividas en el fútbol desde que el fútbol es fútbol. Y es que, entre otras cosas, lo que ocurre en Argentina suele desmesurarse por parte de los propios argentinos y así lo veíamos el domingo mediante unas imágenes tan brutales que resultan incomprensibles a estas alturas de la vida.

Ver cómo hubieron de echar mano de todas las dotaciones de Buenos Aires con que se combate la guerrilla urbana te llevaba al estupor, a abrir los ojos como platos al contemplar cómo todo el plantel de River se quedaba en medio de la cancha protegido de las turbas por un espeso cordón de seguridad. Y así hasta horas después mientras los cordobeses se quedaban sin poder festejar el triunfo de Belgrano ateridos por el frío del invierno austral en un rincón del Monumental. ¿Tan importante la tragedia? Pues más aún, ya que todavía no se puede hacer un balance riguroso de lo que ha representado económica y socialmente el hundimiento de River.

Y eso que tampoco tuvo carácter de maracanazo; el macaranazo es la sorpresa elevada a la enésima potencia y el batacazo de River se venía anunciando a través de tres años en la cuerda floja. El equipo más laureado de Argentina, como el Real Madrid de dicho país, se despeñaba por deméritos propios y en el Monumental de Núñez se amalgamaban las lágrimas con el salvajismo de las barras bravas. Nunca jamás se ha visto en un estadio una frustración más agresiva y sentimentalmente más dolorosa. ¿Quién iba a imaginar que el equipo millonario de Buenos Aires, el equipo que parió a Alfredo di Stéfano podía irse a la B? Y, claro, pasó lo que pasó, qué tremendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios