Valor añadido

Carmen Calleja

Juan Espadas

EN una entrevista televisiva oigo decir a Pilar González, preguntada acerca de sus contrincantes, que Zoido tiene más experiencia que Juan Espadas. En la tertulia que siguió, y en la que participé, dije que aquella aseveración no era correcta. Zoido ha sido un magnífico juez, pero experiencia de gestión en la Administración no ha tenido, pues pasó de la Judicatura a la oposición municipal. El conductor de la tertulia, buen amigo y excelente periodista, quiso anular mi argumento diciendo que Espadas sólo ha tenido experiencia en lo público, por designación y que su gestión era buena "en mi opinión".

Esto me hizo recordar que en Francia muchos cargos políticos del mayor relieve salen de la Escuela Nacional de Administración Pública y hacen toda su carrera en lo público. Nadie les pide el aval de haber pasado por la empresa privada para certificar su valía. Por otra parte, hay gente que desarrolla todo su currículo en un sector, público o privado, y no por eso les tachamos de padecer algún déficit.

Cuestionar el acceso al desempeño de cargos públicos por nombramiento, directa o indirectamente, de quien ha sido investido de un parlamento tampoco es razonable. Si creemos en la democracia, tiene toda la legitimidad de origen. Luego habrá que ver si la refrenda con una buena gestión de los intereses públicos.

Y calificar de buena la gestión de Espadas no es cuestión de opinión, sino que ahí están los datos, demasiados para esta columna. Baste citar la aprobación de la Ley sobre el Derecho a la Vivienda; del Plan Concertado de Vivienda y Suelo con una inversión de 12.000 millones de euros; o la adaptación a la normativa andaluza de los planes urbanísticos que de tenerlos el 16% de la población pasó al casi 60%, con reservas para 200.000 viviendas protegidas. Por cierto, en materia de vivienda y suelo, en dos años realizó 181.169 actuaciones, lo que supuso cumplir el Plan Concertado en un 158% de sus objetivos. Pura gestión.

Destacaría aun más de Juan Espadas su capacidad de diálogo. La aprobación de planes urbanísticos es concertación con los municipios. Duplicar el número de viviendas protegidas de iniciativa privada significa confiar en el empresariado. Pactar con el Gobierno popular de la nación el traspaso de fondos europeos por 629 millones da idea de su capacidad de diálogo. Igual que cerrar las negociaciones para el traspaso de las cuencas hidrográficas o de los parques nacionales de Doñana y Sierra Nevada, entre otras muchas cosas.

Aptitud probada de gestión, talento para la concertación con otras fuerzas políticas e instituciones y creer en las capacidades de la ciudadanía son cualidades que deben reunir quienes aspiren a gobernar los municipios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios