PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Lentitud para las decisiones

LA política española se asemeja a las videocreaciones de Bill Viola por adoptar la mayor lentitud posible en sus movimientos. El ritmo en la toma de decisiones y en la puesta en marcha de reformas, más que de cámara lenta, es de convidado de piedra. Hace dos años y medio tuvo lugar la crisis financiera internacional que desinfló nuestro insostenible modelo de crecimiento. Y en España todavía no se han afrontado las grandes carencias que lastran nuestras potencialidades. Aquí lo más urgente es esperar que los demás nos saquen las castañas del fuego. Pero se están acabando las castañas y la leña. Y en la globalización toca a menos porque son más los emergentes a mesa y mantel.

Del parón veraniego al parón navideño, lo que más se ha hecho es marear la perdiz. En España todo consiste en esforzarse por acrecentar los niveles de verborrea, son emisiones contaminantes que deberían ser restringidas desde la cumbre de Copenhague porque nos impiden ver con nitidez la realidad socioeconómica y la parálisis permanente.

La negociación entre el Gobierno central, los empresarios y los sindicatos, por su lentitud, es un paripé que va camino de batir la demora del Tribunal Constitucional para fallar a favor o en contra del Estatuto de Cataluña. La perpetuación de un cisma laboral entre quienes gozan de protección y buena remuneración, respecto a quienes no pueden salir del pozo de la precariedad salarial y contractual, consolida el mapa de las dos Españas del siglo XXI.

Tenemos la mayor pasarela de estrellas deportivas, ágiles de reflejos y competitivas, pero la nación está más parada que el caballo del malo. El método de gobierno es dejar pasar el tiempo para que el agravamiento de los problemas desactive las posibles críticas a una decisión firme que se toma cuando la infección deriva en gangrena. Falta madurez para ser reformista bien y pronto. Y más aún para entablar pactos de Estado.

La primera reforma que necesita España es la del ritmo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios