La ventana

Luis Carlos Peris

Lógicas las razones de los Gitanos

ALTERADO parece el siempre convulso universo de la Madrugá y todo se recrudece con la negativa de los Gitanos al cambio de recorridos. Así como no comprendo cómo se exigirá una anacrónica pureza de sangre para optar a dirigirla, sí que entiendo por qué la hermandad ha votado en contra de unos itinerarios que no ven oportunos. Me acuerdo de cuando el inefable Joaquín de León y Arias Saavedra tuvo que dar cuenta en cabildo de incidencias de la estación de ese año. Fue a causa de un parón en la esquina de Javier Lasso de la Vega con Amor de Dios cuando el Silencio tuvo que esperar a que pasase los Gitanos. Pero ¿de cuánto tiempo fue la espera, Joaquín? Pues lo que tardaron en freír treintaidós ruedas de calentitos en la calentería de al lado, contestó. Y creo que con el cambio, los Gitanos no querrían llegar a los palcos aún más clandestinamente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios