La ventana

Luis Carlos Peris

Mañanita de un domingo cualquiera de mayo

ATACABA briosa la banda Santa María Magdalena tras el paso de San Julián y todo lo que se dio en llamar Sevilla la Roja sabía a pueblo todavía más de lo que aparenta a diario. La procesión del Corpus parroquial tintaba todo San Luis, de Santa Marina a San Marcos y de Duque Cornejo a Lira, de un colorido entrañable, muy de mañanita dominical de mayo y por San Luis de los Franceses unos turistas tomaban nota fotográfica de aquella estampa anacrónica, tan sorprendente. Más adelante, por Santa María la Blanca, guiris con el guía como faro, igual que por el Patio de Banderas, arremolinados ante un pintor de miniaturas para abrir los ojos como platos ante la mágica visión de la Catedral en Plaza del Triunfo; al poco un racial abogado ojea los periódicos y la vida desde su atalaya del Postigo y un conocido banderillero va al encuentro de los corrales en mañana de sortero, en mañanita de domingo sevillanísima.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios