La ciudad y los días

Carlos Colón

Manuel Chaves

MUCHAS son las culpas políticas de Manuel Chaves tras tantos años de ser elegido por los andaluces. Los indicadores económicos, sociales educativos y culturales; el tono de la vida cotidiana; la televisión pública; los atropellos urbanísticos que la Junta no ha visto ni ve, ya sean de carácter delictivo (Marbella) o legales pero brutalmente agresivos para con el patrimonio (Sevilla); la partitocracia que ha ido eliminando a los mejores para promocionar a los más servilesý Muchas son, en mi opinión, sus culpas políticas por acción u omisión; pero no creo que entre ellas figure la de enriquecerse ilegítimamente. Por eso me parece miserable la utilización política del modesto incremento de su patrimonio (de 3.400 a 23.547 euros) producida -según ha dicho, y le creo- tras una herencia.

A quienes tengan graves carencias económicas esta diferencia de 20.000 euros les parecerá una suma considerable que podría solucionar sus problemas, y por eso los demagogos de la derecha la agitan ante sus ojos. Pero objetivamente, y situándonos en el nivel de quien durante tantos años ha tenido tan altas responsabilidades de gobierno, se trata de una cantidad irrisoria. Si Chaves es honrado, cosa que creo, no es precisamente una hormiguita si tras tanto tiempo como ministro del Gobierno de España (cuatro años) y presidente de Junta de Andalucía (diecisiete) sólo ha ahorrado, como dijo en un programa de televisión, 3.400 euros. Pero, que se sepa, tener agujeritos en las manos no es un delito. Y si no fuera honrado, cosa que no creo, no sería un Rocambole o un Raffles si con tanto poder e influencia durante tanto tiempo sólo ha reunido 23.457 euros.

El PP y sus medios afines deberían buscar argumentos más sólidos y menos miserables para cargar contra quien les gana una elección tras otra, sin que ellos sepan reaccionar representando a un centro derecha y a una derecha liberal que existen en Andalucía, desde luego, pero no hallan adecuada representación política. También deberían meditar sobre su propia concepción de la realidad, la política y los valores los ciudadanos de esa otra derecha no tan centrada ni tan liberal, también existente en Andalucía, que creen que todos los socialistas son unos sinvergüenzas por el mero hecho de serlo, y se escandalizan si no van poco menos que en alpargatas y con ropas raídas. Y todos -partidos, medios y ciudadanos- deberíamos hacer algo por rescatar nuestra vida pública del miserable nivel al que la hemos hecho descender. Esta campaña contra Manuel Chaves es una vergüenza propia de esa política de golpe bajo, juego sucio y demagogia arrabalera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios