Este lugar en el que en el siglo XVII se ubicaban los puestos de venta de panadería y más tarde los tenderetes de madera que ofrecían verduras, frutas y pescado sigue conservando su talante comercial, aunque con una imagen nueva tras la restauración de la iglesia del Salvador.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios