Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ojalá el equipo anime a la grada

El Betis está obligado a sacar fuerzas de donde sea para que su nutrida y fiel infantería aparque los sofocos

MEJOR así que de otra manera. Ha respaldado el mandamás al entrenador y eso es bueno si no fuese porque el respaldo suele ser la antesala del despido. Cierto que no es Lopera muy amigo de echar entrenadores, pero la verdad es que desde que se fue Serra sin que nadie del club se dignase a decirle adiós, por el banquillo local de Heliópolis han pasado cuatro técnicos. En año y medio, cuatro técnicos o, mejor dicho, tres, ya que Chaparro sólo estuvo un día y fue como visitante en El Sardinero. De todas formas, mejor es que Cúper goce de la confianza del mando cuando se viene lo que se viene encima.

Lo que se viene encima, de momento, es esta atardecida el Atlético de Madrid en presunta tarde de cuchillos largos. Partido inquietante por varias razones. Por la entidad del rival, por la imagen que el Betis ofrece un día sí y otro también, y por las ausencias que se anuncian. Ocurre que a la fuerza ahorcan y que el Betis está obligado a sacar fuerzas de no se sabe dónde para que esa fiel y nutrida infantería que nunca lo deja solo tenga un momento de respiro, que ya está bien de sofocos. Y hablando de sofocos, demasiado reciente el sufrido hace una semana y cuando se abría paso entre el celaje la incomparable y renombrada luna de Valencia.

Llega el Atlético de Madrid y parece que se ha reencontrado después de muchos años de devaneos. De la mano de Javier Aguirre, el Atleti se refleja como lo más distinto a lo que hubiese programado este mexicano pragmático y poco dado a vender humo. La filosofía de Aguirre no aflora en el rendimiento del equipo, que la rigidez que persigue va por un lado y lo imprevisible en el campo por otro. Es un gran Atleti el que llega a Heliópolis y espera un Betis como el del curso pasado y el anterior, dubitativo y tal. Afortunadamente, detrás tiene lo mejor de su patrimonio, esa afición que puede con todo. Ojalá hoy sea al revés y el ánimo suba de la yerba a la grada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios