crónica personal

Pilar Cernuda

Mucho PSOE

SE llaman Mucho PSOE por hacer e hicieron público su comunicado en cuanto Mariano Rajoy logró los votos suficientes para convertirse en presidente del Gobierno. Zapatero aún no había llegado a su nuevo domicilio cuando se conoció el contenido del manifiesto en el que cuestionaban su gestión de gobierno; siete páginas firmadas por una veintena de destacados socialistas entre los que se encontraban cuatro de sus ministros.

Dicen que Mucho PSOE es la plataforma de lanzamiento de Carmen Chacón como candidata a la secretaría general del partido. La ex ministra de Defensa lo firma, pero no ha anunciado su candidatura y hasta el momento nadie dice una palabra en ese sentido. Dicen también que en el entorno de Rubalcaba no ha gustado el texto, pero el ex vicepresidente de Gobierno tampoco dice una palabra. Su ex directora de campaña Elena Valenciano sí ha dado un paso al frente al calificarlo de "injusto e inoportuno". Injusto, suponemos, porque el análisis que hace de la gestión de Zapatero es demoledor, aunque los firmantes aseguran que no lo es tanto, que se trata de una autocrítica sana y constructiva. E inoportuno, suponemos, porque se ha hecho público sin dar tiempo a Zapatero ni a respirar, ni a hacerse con su nueva situación de former, de ex.

Muchopsoeporhacer.com inicia su aventura con polémica. Por su precipitación y por el hecho de que Chacón se encuentre entre sus firmantes, aunque a nadie se le escapa que más que firmante es inductora. Tiene derecho a presentarse en sociedad como candidata, pero quizá no ha elegido el mejor método. Aparece con excesiva prisa y con excesiva crítica hacia quien ha sido su jefe hasta hace un cuarto de hora. Hace meses que Zapatero sufre el desafecto de muchos de los que hasta hace nada eran sus incondicionales y le bailaban el agua incluso cuando cometía errores de bulto, pero no parecía posible que fuera a aparecer un manifiesto de estas características cuando aún no había tenido ni tiempo de respirar tras abandonar el Congreso al finalizar su última sesión.

Lo ocurrido es un síntoma definitivo de cómo están las cosas en el PSOE. Y no se puede decir en "la familia socialista" porque ese manifiesto, en su fondo y en su forma, indica que esa familia ya no existe. En mes y medio celebrará el PSOE el congreso del que debe salir renovado y con fuerzas para iniciar una nueva etapa de recuperación de proyecto, de imagen, de ilusión y, quizá, de recuperación también del gobierno a medio plazo. Pero, visto lo visto, ese congreso va a ir más allá de la habitual confrontación entre quienes aspiran al mismo puesto: habrá vencedores y vencidos como es lógico, pero los vencidos van a quedar aniquilados, porque la lucha por la secretaría general es sin cuartel, a por todas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios