Nos estamos acostumbrando a convivir con estos personajes que en sitios céntricos como la plaza de la Encarnación y, sobre todo por las noches, los soportales de la calle Imagen viven y duermen hasta altas horas de la mañana.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios