la tribuna económica

Gumersindo / Ruiz /

Políticas concretas para Andalucía

ESTA tarde, en la Fundación Del Pino, presenta Paul Krugman su libro: ¡Acabad ya con esta crisis!, siguiendo la multitudinaria promoción del mismo. En él está la descripción más completa de las dos formas de ver la crisis actual; una, que pretende ganarse la confianza de los mercados con medidas de rigor presupuestario y reformas que, se supone, van en algún momento impulsar la economía. Y otra, defendida por el autor, que propone medidas de estímulo al crecimiento, recurriendo si es preciso a la actividad pública para evitar la destrucción de empleo. Krugman no es mi economista favorito, y el libro, aunque tiene referencias a España y la Unión Europea, está pensado desde y para la economía norteamericana, donde no tienen complejos para intervenir en los activos bancarios, el sector inmobiliario, la industria, el crédito, y todo lo que haga falta para evitar una recesión.

Dada la situación en que nos encontramos en España y Andalucía, prefiero enfoques que dejen a un lado la discusión sobre los mercados volubles y trabajen sobre aspectos concretos de la economía real. Me gustan las propuestas de Esther Duffo, a la que en alguna ocasión me he referido, que ha conseguido reconocimiento internacional por la forma en que aborda el crédito, la lucha cotidiana por la sobrevivencia de las pequeñas y medianas empresas, la educación, la sanidad, y en fin, todo lo que importa de verdad. Además, trabaja con un aparato técnico de evaluación para analizar los comportamientos y respuestas de la gente en situaciones de crisis, en lugares miserables donde la capacidad para abordar los problemas es infinitamente menor que la nuestra.

En este orden práctico me parecieron interesantes las propuestas del consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, en su presentación en un foro de las líneas de actuación de la Consejería. La primera, poner el empleo como prioridad del sector, y un empleo sostenible, buscando conseguir beneficios para la empresa y calidad en el empleo. Para ello, hay que seguir trabajando en reducir la estacionalidad, impulsando todo lo que ofrezca valor en este sentido. En tercer lugar, cuidar la calidad en el espacio; el Plan Qualifica fue en su momento una iniciativa que agrupó a distintas administraciones, empresarios, y trabajadores, y aunque sus resultados se han visto como algo muy positivo, queda la impresión de que su alcance ha sido limitado. Un cuarto tema es la promoción y la marca, que exigen no sólo un plan de marketing, sino evaluar los retornos de cualquier gasto en promoción. Las tecnologías de la información permiten hoy combinar fuentes y bases de datos aparentemente dispares para identificar y agrupar visitantes que tienen demandas similares; esta apuesta por la innovación y evaluación de objetivos sería la quinta línea de actuación. En suma, las soluciones no nos van a venir de un gran acuerdo en Europa, o de que baje temporalmente la famosa prima de riesgo, sino de poner en marcha muchas pequeñas acciones que creen muchas espirales positivas, y el sector del turismo, pese a lo que se pensaba hace unos años, puede asimilar nuevos desarrollos tecnológicos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios