José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

Quinielas diversas sobre el crecimiento español

ALGUNOS analistas califican la legislatura que se inicia como difícil para el nuevo Gobierno. Las razones que fundamentan tal calificación son económicas, concretamente, una desaceleración que obligaría al Ejecutivo a tomar decisiones poco rentables políticamente. Por ello, echaremos un vistazo a las estimaciones de crecimiento de la economía española.

La economía española cerró 2007 con un crecimiento del 3,8%. A partir de aquí se abre un sorprendentemente amplio abanico de estimaciones sobre el futuro de la economía, tanto entre entidades públicas como privadas, nacionales e internacionales.

Por un lado, el ministro Solbes se queda cada vez más solo en sus optimistas previsiones macroeconómicas según las cuales España crecerá un 3,1% en 2008. Cierto es que recientemente él mismo ha apuntado que tal estimación tendría que ser revisada a la baja. Sobre todo, cuando el mismo Banco de España señalaba que los datos recientes apuntan a una desaceleración algo más pronunciada de la actividad al inicio de 2008, a causa del comportamiento de los mercados financieros.

Hace unos meses el Ejecutivo consideraba agoreras las estimaciones del Fondo Monetario Internacional, que cifraban en el 2,7% el crecimiento español, pero a estas alturas esta cifra se sitúa en la banda alta de las estimaciones, junto a las de la Comisión Europea, que ha revisado a la baja sus números del pasado noviembre en 0,3 puntos.

Entre las entidades privadas españolas, cifras similares que también han sido revisadas a la baja. Según el Servicio de Estudios del Banco Santander, el PIB español crecerá este primer trimestre a un ritmo interanual del 3%, cayendo lentamente -2,6% en el segundo trimestre, al 2,1% en el tercero, para cerrar el ejercicio con un 1,9%- de forma que el crecimiento medio de 2008 será del 2,4. Cálculos similares realiza BBVA, aunque prevé una ralentización más suave. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) presenta un escenario más positivo (2,6) responsabilizando a la demanda nacional por su desacerelación como consecuencia del "deterioro de la capacidad de pago de las familias".

Las entidades privadas internacionales son las más pesimistas. El semanario británico The Economist prevé que el PIB español crecerá un 2,4% en 2008, mientras que el banco alemán Commerzbank marca la banda baja con una previsión de crecimiento del 1,5% este año y un 1% en 2009. La justificación es el "desplome" del mercado inmobiliario y las perspectivas cada vez más sombrías en otros sectores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios