Las dos orillas

josé Joaquín / león /

Sevilla, como Jerez

SE ha roto uno de los mitos sevillanos: en el resto de Andalucía nos copian, a la vez que nos critican. En la Semana Santa, copian todo. Sólo falta que en Málaga y en Cádiz salgan costaleros. En las Ferias, por supuesto, Sevilla es el modelo. Y entonces llegó Juan Espadas. Sería un magnífico alcalde para Jerez de la Frontera. Pues allí tiene lo que está buscando, y sin un referéndum de autodeterminación festiva. La Feria de Jerez de 2016 empezará el 30 de abril y terminará el 7 de mayo. Esto es, una Feria de ocho días, que durará de sábado a sábado. El modelo que quiere copiar en Sevilla.

El jerezanismo que se pretende emular en la nueva Feria de Los Remedios es evidente. No sólo por la duración y los días de los festejos. En Jerez también disponen de más casetas abiertas a los turistas. Y por caballos para pasear no va a quedar, siendo el paraíso ecuestre. En cuanto a los toros, con razón el triunfador de la Feria de este año ha sido el jerezano Juan José Padilla, que en su tierra toreará con José Tomás. Sólo faltaría que aconsejen beber con moderación más fino y menos manzanilla.

No se sabe hasta dónde puede llegar. Algunos amigos jerezanos están temerosos de que Juan Espadas construya un gran circuito para motos GP en la Cartuja, donde cabe todo y no se aprovecha casi nada. Allí podría organizar una Motorada sevillana, sin pagar peaje de autopista. Aunque no llegue a tanto, podría deconstruir algunos carriles de bici para reconvertirlos en vías de motos, potenciándolas como referencia del transporte a dos ruedas.

Para completar la faena, ya puestos, podría organizar otra consulta popular, a fin de que los capillitas no se consideren marginados. Por preguntar que no quede. Así se decidiría si los sevillanos están dispuestos a tragar que algunos pasos sean llevados por costaleros con molía, a la jerezana, y el Consejo de Cofradías pase a denominarse Unión de Hermandades. Sobre todo por asimilar algo más las costumbres de unos y de otros.

Tampoco descartaría que las tabernas, abacerías y locales parecidos pasen a denominarse tabancos. Ni que rotulen la Avenida como calle Larga de la Constitución, aunque no tenga nada que ver con la memoria histórica. Para terminar, podría sellar otra alianza de ciudades entre Sevilla y Jerez, aprovechando que la alcaldesa, Mamen Sánchez, es del PSOE y llegó al poder del mismo modo que Espadas: sin ganar las elecciones, pero con habilidad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios