Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Sevilla vendió caro su pellejo

Curiosamente, en esta eliminatoria cada equipo ganó el partido en que fue superado por su contrincante

DESPUÉS de haber regalado increíblemente todo el primer tiempo, el Sevilla murió en la orilla del Duero con la cabeza muy alta y sólo por el doble valor de los goles en campo contrario. Aquellos polvos de hace una semana en Nervión mediante unos errores defensivos excesivamente groseros trajeron estos lodos de verse ya con cero posibilidades de acarrear más plata a sus vitrinas. Y pasó, curiosamente, en una eliminatoria en que el triunfo de cada equipo ocurrió injustamente, cuando el rival fue superior. Son las singularidades que depara este juego con tanta carga azarosa, pero así se las gasta el fútbol.

Ganó el Oporto al mejor Sevilla del año una noche sevillana en que la defensa sevillista fue el mejor aliado del rival y ganó el Sevilla en Oporto en una tarde donde las figuras de Javi Varas y de Fazio sobresalieron colosales y en la que sacó oro puro de la única ocasión de gol que fabricó. Claro que un gol más le catapultaba a la ronda siguiente y el equipo de Manzano hizo lo que ya anunciaba su presidente en la víspera, que iba dejar en la grama fantástica de Dragao su última gota de sudor. Impecable el carácter de este grupo de futbolistas y certificación revalidada del grado de compromiso con su camiseta que saca a relucir en las grandes situaciones.

Ahora y de aquí al mes de las flores sólo queda un frente en el que luchar, el de agarrar uno de los vagones que dan sitio en Europa. El Sevilla, este Sevilla, se ha metido en la magnífica dinámica de poder ganar en cualquier parte y de optar a todo lo que se puede optar, que es a todo menos a lo que patrimonializan los dos grandes y queda mucha Liga para aferrarse a un puesto de los asequibles. La imagen de honestidad y de vergüenza mostrada a orillas del Duero debe ser plataforma de lanzamiento para una Liga mejor que hasta ahora. Lástima de aquella ida casera, lástima del valor doble de los goles, lástima de primer tiempo regalado, lástima sobre lástima.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios