Editorial

Solidaridad de ida y vuelta

EL Servicio Andaluz de Salud (SAS) realizó ayer un balance de la situación en la que se encuentra el programa de donación de órganos en nuestra Comunidad Autónoma. Las cifras, en líneas generales, son positivas: las cesiones de órganos vitales se han incrementado, tanto en Sevilla como en Andalucía, de forma importante (un 5% en la provincia; un 13% en la región), así como los trasplantes realizados, que crecieron casi un 9% en Sevilla, sólo un punto por debajo de la media andaluza. Estos porcentajes demuestran que los andaluces, y los sevillanos en particular, suelen tener muy presente, al afrontar la muerte de un familiar, que sus órganos pueden salvar (o mejorar) vidas ajenas. Un hermoso gesto solidario que dice bastante de la escala de valores de los ciudadanos. De los datos ofrecidos ayer por la Administración sanitaria destaca un aspecto: los inmigrantes empiezan, al igual que ha ocurrido en otros ámbitos, como el laboral y el económico, a modificar las estadísticas oficiales. Y, en este caso, para mejor, ya que del total de órganos que fueron trasplantados en Sevilla al menos un 11% pertenecen a ciudadanos extranjeros afincados en esta tierra, lo que muestra que su decisión de ceder un órgano a otra persona (en principio, sin conocerla; salvo en los casos de donaciones inter vivos) constituye otro ejemplo de integración por parte de este colectivo, al que desde ciertas posiciones políticas se relaciona injustamente con muchos de los problemas de la sociedad española, como el paro o la delincuencia. Igual que la presencia de inmigrantes en España ha ayudado hasta ahora a lograr en nuestro país importantes cotas de bienestar y desarrollo económico -ahora cuestionado en parte por la crisis global en la que se encuentran España y Europa- y ha permitido mejorar el sistema de seguridad social (incremento de altas), la colaboración de los inmigrantes está ayudando a salvar vidas en los hospitales. Otro factor más para que la inmigración, siempre que respete la ley, sea vista como una oportunidad. Nunca como un problema.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios