las dos orillas

José Joaquín León

Soraya, la 'superwoman'

DESDE el día 21 de diciembre, la vicepresidenta Soraya ha pasado a ser el ejemplo personificado de la superwoman española, la mujer total. Dicen que este Gobierno no es paritario, que entre los 13 que han salido en las fotos hay 9 hombres y 4 mujeres. Pero es que a Soraya hay que multiplicarla por 2, así que ha quedado más o menos igualitario. Se ha publicado que nadie tuvo nunca tanto poder en un gobierno democrático, sin ser presidente, ni siquiera Guerra, don Alfonso. Con Soraya, pues, ha cambiado a mejor el cliché de la superwoman.

Ya las niñas no querrán ser como las gachís de la tele, sino como Soraya, que lo reúne todo, y es abogada del Estado. Soraya era esa chica menudita y agradable, procedente de Valladolid, que inició su carrera en provincias, y que acudió a la capital para trabajar como abogada del Estado, siendo así que se colocó en el año 2000 como asesora jurídica de Mariano Rajoy, cuando era ministro. Y empezó a funcionar. En su primer intento no consiguió ser diputada, pues iba en el puesto 18 por Madrid y salieron 17. Pero entró, entró, cuando Rodrigo Rato se fue al FMI, una premonición. Rato también fue vicepresidente, como ella, aunque no primero, sino segundo. Aznar siempre vio a Rato como segundo.

Esos que ahora aplauden a Soraya, con tanto frenesí, son los mismos que se quisieron cargar a Rajoy en aquel congreso de Valencia, poco después de que nombrara a Soraya como portavoz parlamentaria del PP. Éste fue el principal motivo aducido en la operación para cepillarse a Rajoy en 2007, que no prosperó, aunque se intentó. A partir de ahí, Soraya empezó a hacer méritos como superwoman, acreditando que servía para todo.

En el Congreso de los Diputados se fajó con notable éxito frente a María Teresa Fernández de la Vega, antes de que la ex vicepresidenta se fuera a su casa, y con Alfredo Pérez Rubalcaba, antes de que el ex vicepresidente saliera trasquilado. En el partido se las tuvo con la otra, según el día y el asunto. Y además, se permitió el lujo de posar en aquella portada del Magazine de El Mundo, enseñando las piernas hasta cierta altura, aún no siendo mujer de piernas largas, que no lo es (pues tampoco es como Laura Sánchez), sino demostrando que se sabe sacar partido.

Eso es lo mejor que tiene Soraya, que se sabe sacar partido de todo. Y por eso se ha consagrado como gran superwoman, que hasta ha sido madre normal en plena campaña electoral, distanciándose del fragor de esos días. Y después ha sido nombrada para todo, incluso para el CNI, por lo que algunos la ven ya como la jefa de nuestros espías, por si hay que hacer algo de James Bond a la española, o a la genovesa. Soraya va a dar mucho que hablar, eso seguro.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios