El microscopio

Sustituto

Juan Espadas nunca ha ocultado que quería convertir la ampliación del tranvía hacia Santa Justa en la obra emblemática de su primer mandato en la Alcaldía, convencido de que el proyecto levantaría un amplio consenso social. Sin embargo, los empresarios de la CES parecen dispuestos a aguarle la fiesta con un argumento que tiene valor: el tranvía puede ser un sustituto menor de lo que de verdad necesita Sevilla: que se hagan las líneas de Metro pendientes para que la ciudad tenga la red de transporte que le es imprescindible. No son gratutitos los temores expresados por la CES.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios