El parqué

Raimundo Díaz

Tímida mejoría

TELEFÓNICA y las eléctricas llevaron ayer la voz cantante en la bolsa, frente al hundimiento de un sector bancario que sufrió la desconfianza de los inversores. Con ello se constata que los bancos españoles no terminan de sacudirse las sombras de la crisis hipotecaria estadounidense y que siguen la senda bajista del resto del sector en el Viejo Continente, donde el BCE continúa inyectando liquidez.

Pese al batacazo de los valores vinculados a la banca, el Íbex 35 acabó la sesión con un ligero repunte del 0,02 por ciento y se colocó en los 14.670,50 puntos. Peor suerte tuvo el Índice General, que, curiosamente, se dejó un 0,02 por ciento. En cuanto al resto de las grandes plazas europeas, el CAC 40 de París subió un 0,79 por ciento, el DAX de Fráncfort lo hizo un 0,42 y el FTSE 100 londinense avanzó un 0,33 por ciento.

De vuelta al selectivo español, los mayores ascensos se los apuntaron BME y Acciona, con un 4,92 y un 3,97 por ciento, respectivamente. También fueron destacados los comportamientos de Enagás, que subió un 3,39 por ciento, y Endesa, que recibió una mejora de recomendación por parte de Citigroup y repuntó un 2,93. Casi lo mismo que la eléctrica avanzó REE (un 2,91 por ciento), mientras que Iberdrola se apuntó un 0,66 por ciento. La oveja negra del sector energético fue Repsol, que perdió un 0,68 por ciento. La compañía vio empañado el anuncio de su mayor inversión industrial en España -3.200 millones de euros en la refinería que tiene en Cartagena- por la decisión del Gobierno argentino de prohibir a las petroleras que operan en el país la exportación de combustibles líquidos, gasolina y gasóleo, y ordenar que los precios de estos productos vuelvan a su coste del pasado 31 de octubre.

No obstante, lo peor del día se lo llevó Iberia, cuyos títulos se depreciaron un 3,24 por ciento. La aerolínea española desmintió que mantenga conversaciones con Ferrovial para cerrar un acuerdo de colaboración en operaciones de handling, que concluiría con la venta de esa división de Iberia a la filial de la constructora.

Respecto a la banca, ningún grupo acabó en positivo: los dos grandes, Santander y BBVA, bajaron un 1,55 y un 1,92 por ciento. Mayor resultó el descalabro para Banesto (-2,46 por ciento), el Sabadell (-2,23) y Bankinter (-2,17). El Popular, por su parte, sólo cayó un 0,27 por ciento.

Telefónica, una de las grandes protagonistas de la sesión, repuntó un 1,67 por ciento y concentró buena parte de la negociación del día (1.010 millones de euros).

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios