José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

Las alarmas saltan en el mercado laboral

ES sorprendente que la negativa evolución del mercado laboral tenga tan escaso efecto en la clase política. Un crecimiento anual del 19,5 por ciento en el paro andaluz es una cifra de gran impacto económico y social. No se trata de una simple cifra interanual, hablamos de 85.000 andaluces que pasan a estar desempleados.

Según la EPA, 2007 cerró rozando los dos millones de parados en toda España, 117.000 más que en 2006 y 135.700 por encima de los registrados en el tercer trimestre del ejercicio. Es más, el cuarto trimestre de 2007 fue el segundo consecutivo con incremento del paro.

En cuanto al mercado de trabajo andaluz, presenta el peor comportamiento a nivel nacional, ya que generó casi la mitad del desempleo (44 por ciento) español. Los mayores incrementos del último trimestre de 2007 se produjeron en Andalucía (59.900 nuevos parados), Baleares (24.000), Madrid (13.100), Extremadura (11.500) y Comunidad Valenciana (9.800).

El caso andaluz tiene algunas particularidades en relación con el comportamiento del mercado nacional. En primer lugar, destaca el acelerado incremento del desempleo. El número de parados en Andalucía creció un 19,5 por ciento entre el último trimestre del año pasado y el mismo periodo de un ejercicio antes, mientras que en el conjunto de España el repunte fue del 6,4. Con este deterioro, Andalucía generó 85.000 desempleados nuevos y continúa siendo, junto con Extremadura, las única comunidad autónoma con tasa de paro de dos dígitos.

En segundo lugar, Andalucía finalizó el año sin capacidad para crear empleo (7.500 ocupados menos que en el tercer trimestre), aunque a nivel nacional la tónica resultó similar. En ciertos momentos, el alza del desempleo ha obedecido a una incorporación de mano de obra superior a la capacidad de la economía andaluza para crear puestos de trabajo. Ahora, simplemente, no se crean nuevos empleos. Pero no todas las regiones se comportan como la andaluza. Así Cataluña creó 22.000 puestos durante el último trimestre de 2007, la Comunidad Valenciana, 18.300, y el País Vasco, cerca de 9.500.

En tercer lugar, ningún sector en Andalucía es capaz de contener el paro. A nivel nacional, la industria y la agricultura crearon 20.000 empleos respecto al trimestre anterior. Es en la construcción donde más daño se hizo al mercado laboral español, pues el paro del sector se incrementó trimestralmente un 40 por ciento, y un 22 de forma anual.

A diferencia de lo ocurrido con las bolsas, estas cifras no parecen llamar la atención de los responsables de la política económica.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios